• Tras los atentados en Cataluña, en el Viejo Continente se suceden los ataques, la mayoría de corte yihadista.
  • Y ojo, porque en muchos países (Francia, Bélgica o Italia, entre otros), el Ejército también vigila las calles.
  • En Turku (Finlandia), un joven marroquí apuñala a varias personas dejando dos muertos y ocho heridos.
  • En Wuppertal (Alemania), otro ataque con cuchillo con un muerto y un herido, pero sin indicios de acto terrorista.
  • Daesh reivindica el ataque por arma blanca que deja ocho heridos en Sugrut (Rusia).
  • Y por si esto fuera poco, se suma: una falsa alarma en Nimes y un atropello en Marsella con un muerto y un herido.
Tras los atentados en Cataluña (concretamente en Barcelona y Cambrils), Europa sigue conmocionada al volver a vivir el terror yihadista en su suelo. Sin embargo, parece no acertar en la fórmula para combatir el yihadismo, pues los atentados siguen, como lo demuestran los hechos acaecidos en Marsella, Turku, Surgut, Nimes… En el Viejo Continente se suceden los ataques -atropellos y apuñalamientos-, la mayoría de corte yihadista. Y ojo, todo ello a pesar de que vive sumida en un elevado nivel antiterrorista y de que en muchos países (Francia, Bélgica o Italia, entre otros), el Ejército también vigila las calles junto a las fuerzas y cuerpos de seguridad. Algo que por ahora no ha sucedido en España, donde tras los atentados de Barcelona y Cambrils, no se ha optado por elevar el nivel de alerta antiterrorista del 4 al 5 (el cual implica sacar el Ejército a las calles). Y es que tras la reunión celebrada el pasado sábado, la decisión del Gobierno fue reforzar el nivel 4 con "medidas adicionales" de seguridad, según anunció el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido. Volviendo a Europa, tras los atentados en Cataluña, en la tarde del viernes, en Turku (Finlandia), un joven marroquí de 18 años llamado Abderrahman Mechkah, a quien se le había denegado el asilo, apuñaló a varias personas, dejando dos muertos y ocho heridos. Según recoge Europa Press, el agresor fue abatido con un disparo y está ingresado bajo custodia policial, además se ha detenido a otras cuatro personas. Tras el ataque, las autoridades han elevado el nivel de alerta en varias estaciones de tren, en el aeropuerto internacional de Helsinki y en otros lugares de interés. También en la tarde del viernes, el pánico se hizo notar en Wutterpal (Alemania). Allí, tuvo lugar otro ataque con cuchillo que dejó un muerto y un herido, pero la policía de dicha ciudad no vio indicios de acto terrorista, según la agencia EFE. Unas horas más tarde, en la mañana del sábado, ocho personas resultaron heridas en un ataque por arma blanca, que fue reivindicado por el Daesh, en la ciudad siberiana de Surgut (Rusia), como informó ABC. El agresor, abatido por la policía, fue identificado como Babichel Abdurajmánov, un ciudadano ruso de 19 años, de ascendencia centroasiática. Es el primer atentado yihadista con arma blanca que se produce en Rusia. Y por si todo esto fuera poco, hay que sumar más ataques en Francia. En concreto, una falsa alarma de tiroteo en la ciudad de Nimes, en la noche del sábado, tras el inicio de la Vuelta Ciclista: se desalojó la estación y hubo un detenido que portaba un arma de fogueo. Además, en la mañana del lunes, en Marsella, ha habido un atropello en el puerto viejo que ha dejado un muerto y un herido, según medios franceses. Cristina Martín [email protected]