• La Fiscalía investiga el homenaje a los dos etarras chivatos implicados en la muerte de Pagazaurtundúa.
  • Mientras, el etarra Troitiño niega haberse reenganchado a ETA.
La Fiscalía de la Audiencia Nacional investiga el homenaje que se llevó a cabo el pasado domingo en Andoain a los etarras Iñaki Igerategi e Ignacio Otaño (en la imagen), ambos implicados en el asesinato de Joseba Pagazaurtundúa, un delito que fue cometido en febrero de 2003, informa La Opinión. La iniciativa Kalera Kalera les organizó un homenaje a su llegada a la localidad guipuzcoana desde Badajoz, en el caso de Igerategi, y desde el centro penitenciario de Monterroso, en Lugo, en el de Otaño. Estos recibimientos fueron condenado por la eurodiputada de UpyD -y hermana de Joseba Pagazaurtundúa- Maite Pagazaurtundúa, quien exigió a la alcaldesa de Andoain, Ane Karrere (EH Bildu), que impidiera estos actos de bienvenida y reconocimiento. Por su parte, el colectivo de víctimas del terrorismo Covite anunció que presentará una denuncia en la Audiencia Nacional por "enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas" y, además, calificó a Igerategi y a Otaño de "chivatos de ETA". Los dos fueron condenados por pasar a la banda información sobre Pagazaurtundua, por aquel entonces jefe de la Policía local de Andoain. El homenaje a los dos etarras chivatos demuestra que ETA ya no mata pero su odio, lamentablemente, permanece en el País Vasco y en Navarra. Por otra parte, el histórico etarra Anton Troitiño negó ayer que se reenganchara a las filas de la banda terrorista tras salir de prisión en abril de 2011 y huir a Londres. "No les he dado ni los buenos días. No tengo ni edad, ni tiempo ni la cabeza para eso", afirmó durante el juicio celebrado en la Audiencia Nacional. El fiscal Carlos Bautista pide para Troitiño una condena de 11 años de prisión por integración en organización terrorista al considerar que durante seis años vivió en Reino Unido bajo la "disciplina del colectivo de refugiados" de ETA, recoge Diario del Alto Aragón. Según la acusación, Troitiño "se puso de nuevo en contacto con la organización terrorista a fin de que le ayudara a huir de España y así hacer ineficaz la orden de busca y captura" dictada por la Audiencia Nacional. Con ello, aceptó "una nueva integración y sometimiento a las instrucciones de la organización en relación con lo que denomina el colectivo de refugiados, que no es sino la rama que agrupa a sus militantes en países que no sean España o Francia". Troitiñó negó todo ello al haber cumplido ya "una condena bastante larga". José Ángel Gutiérrez [email protected]