• Ambos etarras fueron condenados a abonar más de 46 millones de euros en indemnizaciones a sus víctimas.
  • Con su atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre 2006 asesinaron a dos ciudadanos ecuatorianos.
  • Además, ETA reconoció como falsas las torturas a los terroristas de la T4 que avala Estrasburgo.
Los etarras Igor Portu y Mattin Sarasola, a quien el Estado tendría que pagar 30.000 y 20.000 euros, respectivamente, según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo, no llegarán a cobrar ese dinero con toda probabilidad, ya que fueron condenados a abonar más de 46 millones de euros en indemnizaciones a las víctimas, informa Antena 3. La Justicia, como ha sucedido en otras ocasiones, bloqueará previsiblemente la indemnización impuesta a España para restarla de la deuda que tienen contraída con las víctimas y la administración por daños personales y materiales. En concreto, la Audiencia Nacional condenó en 2010 a los dos terroristas, que cumplen condena en las prisiones de Córdoba y Jaén, a 1.040 años de prisión como autores del atentado de la T-4 del aeropuerto de Barajas el 30 de diciembre 2006 en el que murieron dos ciudadanos ecuatorianos y con el que la banda terrorista ETA rompió su última tregua. A esta pena, la sección tercera de la sala de lo Penal de este tribunal sumó más de 2,5 millones de euros por daños personales y materiales a las víctimas, a indemnizar al Estado con 1.169.002,48 euros y al Consorcio de Compensación de Seguros con 41.675.745,95 euros. El alto tribunal europeo ha condenado a España por los malos tratos infligidos durante el arresto y detención incomunicada de dos de los tres autores que atentaron en la T-4. Según el fallo, España vulneró la prohibición de tratos inhumanos o degradantes en su aspecto material (el maltrato en sí) y procesal (no investigarlo), que recoge el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Los dos terroristas, que fueron detenidos en el País Vasco el 6 de enero de 2008, alegaron que en el traslado hasta el cuartel de Intxaurrondo recibieron "patadas y golpes" y posteriormente "fueron golpeados por agentes de inteligencia". Tras ser examinados al día siguiente por dos médicos forenses, Portu fue hospitalizado y Sarasola conducido a Madrid y puesto en detención incomunicada. Varios informes médicos constataron diversas lesiones. Portu necesitó atención médica durante 27 días y Sarasola, 14. Sin embargo, ETA reconoció como falsas las torturas a los terroristas de la T4 que avala Estrasburgo, según La Razón. José Ángel Gutiérrez [email protected]