• Y mientras, Mariano Rajoy, se resigna.
  • El líder socialista afirma que "si Rajoy fracasa, el PSOE hará lo que le toca hacer" y agradece la oferta de Iglesias para un "Gobierno del cambio".
  • Sánchez tenderá la mano a izquierda y a derecha: su primera opción es el frente popular, pero no hace ascos a un frente nacional.
  • En el Gobierno en funciones, se respira un ambiente luctuoso y fatalista: ven cercana la salida. Y encima, el PP es imputado por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas.
  • Rajoy tiene difícil su investidura, pero no parece preocupado: en una broma radiofónica dijo que tenía la "agenda bastante libre".
Este viernes era el último día de las consultas de los partidos con el Rey, pero ha habido pocas sorpresas. España camina hacia el abismo, pues Pedro Sánchez crea ya el frente popular y conversará el fin de semana con Podemos. Mientras, Mariano Rajoy se resigna y no opone ni el más mínimo ápice de resistencia. El Rey ha recibido este viernes a Iglesias, Sánchez y Rajoy, en el último día de la ronda de contactos. Tras su reunión con Felipe VI, Sánchez ha comparecido algo 'crecidito' en rueda de prensa. El líder socialista ha afirmado que "hoy tiene la palabra el señor Rajoy" y van a esperar. Eso sí, "si Rajoy fracasa, el PSOE hará lo que le toca hacer". También ha agradecido la oferta que en la mañana le hacía Pablo Iglesias para un "Gobierno del cambio". El líder de Podemos ha hecho so del famoso refrán de donde dije digo, digo Diego: el pasado mes de julio aseguró que no sería vicepresidente de Sánchez ni entraría en un gobierno que no presidiese, como informa Europa Press. Ahora, paradójicamente, si está en sus planes ser 'vice'. El candidato del PSOE no se moja aún y ha señalado que tenderá la mano "a izquierda y a derecha". Aunque su primera opción es el frente popular, no hace ascos a nada y también quiere un frente nacional. Eso sí, conviene que tenga en cuenta la opinión de más de un barón socialista, sino quiere que le den un puntapié antes de tiempo. Las voces críticas no paran de crecer en Ferraz. Claro que a Sánchez le sobra ambición. En el inicio de la rueda de prensa, ha señalado que el 20-D ha provocado un "escenario nuevo, complejo y diferente, en el que se necesitará más acuerdo y negociación". El líder socialista debería aplicarse un poco el cuento, pues en todas estas semanas ha hablado muy poco, por no decir nada, con el PP y ha hecho oídos sordos a su propuesta de gran coalición. ¿Es eso negociación? Por su parte, en el Gobierno en funciones todos andan de capa caída. En La Moncloa se respira un ambiente luctuoso, fatalista y ven cercana la salida. Y por si necesitaban una puntilla, a primera hora de la tarde, la juez de Madrid Rosa Freire ha imputado al PP por la destrucción de los ordenadores de Bárcenas. Un ambiente que no favorece en nada lo que viene. Mariano Rajoy, como líder del partido más votado tiene la obligación de intentar formar Gobierno. Su investidura no se presenta fácil, pues le falta apoyo, aunque el líder 'popular' no parece preocupado. El pasado jueves, en una broma radiofónica que le gastó una emisora catalana dijo que tenía la "agenda bastante libre". Veremos qué sucede, pues hasta el rabo todo es toro. Cristina Martín [email protected]