• Se sitúa en 1,033 billones de euros y registra un nuevo récord, pero está en línea con el objetivo previsto (97,6%) y el Gobierno la considera 'sostenible'.  
  • La deuda de las comunidades autónomas aumenta un 12,8% y asciende ya a 236.747 millones. Así, representa un 22,4% del PIB y supera el objetivo (21,1%).
  • Comunidad Valenciana, Murcia y Baleares protagonizan los mayores desvíos, aunque Cataluña, la región levantina, Andalucía y Madrid son las más endeudadas y concentran el 65,7% de la deuda total.
  • Las corporaciones locales logran reducir su deuda un 8,9%, hasta los 38.363 millones y la Seguridad Social, la mantiene estable en 17.188 millones.
  • El ayuntamiento de Madrid es el más endeudado de España, con 5.936 millones. Por lo que el próximo alcalde tiene una importante labor que hacer en este sentido.

Si bien es cierto que España camina por la senda de la recuperación económica, y este crecimiento es positivo, no podemos olvidar que también tenemos otro que no es nada bueno: el de la deuda. Es más, nuestro país está con la soga al cuello, porque la deuda pública sigue batiendo récords históricos, pero esto no es para enorgullecerse porque podría darse un futuro estallido de la burbuja de la deuda y porque se la dejamos en herencia ya no sólo a nuestros hijos, sino también a nuestros nietos.

Todo esto ocurre con Mariano Rajoy al frente del Gobierno. El líder 'popular' puede presumir de ser el hombre que marcó la deuda récord de España, pues ya se sabe lo aficionado que es a sacar a reducir sus logros, pero en esta caso no debería hacerlo porque no es un logro, sino más bien un 'fracaso'.

La deuda del conjunto de las Administraciones Públicas cerró 2014 en el 97,67% del PIB, ya que se situó en 1,033 billones de euros, según los datos publicados este viernes por el Banco de España. De esta manera, ha registrado un nuevo récord, pero está en línea con el objetivo previsto (97,6%). En concreto, creció en 67.687 millones en 2014, un 7% más que el año anterior. Se trata del menor incremento anual desde el inicio de la crisis (en 2008 subió un 14,6% y en 2013, un 8,4%).

Pese a que casi alcanza el 100% del PIB, según el Ministerio de Economía, el esfuerzo de consolidación fiscal llevado a cabo por el Gobierno desde el inicio de la legislatura permitirá que la ratio deuda/PIB comience a estabilizarse a partir de 2015. Es, decir, que es una tasa sostenible a juicio de Economía, dado que España se financia ahora a los costes más bajos de la historia (en 2014, el coste medio de emisión fue del 1,52%, casi un punto por debajo del de 2013, y la tendencia sigue, pues en febrero era del 1,10%).

Este abaratamiento de los costes de emisión, unido a la mejora de las condiciones de financiación de nuestra economía y a una adecuada gestión por parte del Tesoro público han permitido ahorros en el presupuesto de gastos de más de 13.000 millones de euros entre 2013 y 2014. Un ahorro que seguirá este año, según Economía.

La mayor parte (86,6%) de la deuda del conjunto de las AAPP se concentra en el Estado y asciende a 895.852 millones, un 7% más que en 2013. Tras este, se sitúa la deuda de las autonomías (236.747 millones), que representa un 22,9% del total.

Sin embargo, en relación a estas las noticias no son nada buenas, pues su deuda ha aumentado un 12,8%, representando un 22,4% del PIB y lo que es peor: superando el objetivo establecido (21,1%). Comunidad Valenciana (4,5 puntos), Murcia y Baleares (ambas con 3,3 puntos), paradójicamente gobernadas por el PP, protagonizaron los mayores desvíos.

También se debe destacar que Cataluña (64.476 millones), Comunidad Valenciana (37.376 millones), Andalucía (29.101 millones) y Madrid (24.632 millones) fueron las autonomías más endeudadas, pues concentraron el 65,7% de la deuda autonómica total.

Por su parte, las corporaciones locales y la Seguridad Social (SS) han dado ciertas alegrías, aunque no se deben lanzar las campanas al vuelo. Las primeras han logrado reducir su deuda un 8,9%, hasta los 38.363 millones, la segunda la ha mantenido estable en 17.188 millones.

Conviene destacar que el ayuntamiento de Madrid es el más endeudado de España, pues su deuda es de 5.936 millones, seis veces superior a la del de Barcelona (978 millones). De ahí, que el próximo alcalde o alcaldesa de la capital, tras las elecciones del próximo 24 de mayo, tiene una importante y difícil labor que hacer en este sentido.

Andrés Velázquez

[email protected]