• "Turquía se ha convertido en la primera cárcel del mundo para periodistas en 2016, por delante Irán, Siria, Egipto e incluso China", afirma Malén Aznárez, presidenta de Reporteros Sin Fronteras-España.
  • Esta ONG ha presentado su informe anual sobre la libertad de prensa que denuncia que Europa "retrocede a pasos agigantados" en materia de libertad de prensa.
  • Por ejemplo: en España, Reino Unido o Alemania, afirma.
"Turquía se ha convertido en la primera cárcel del mundo para periodistas en 2016, por delante Irán, Siria, Egipto e incluso China", afirma Malén Aznárez, presidenta de Reporteros Sin Fronteras-España. Es la principal denuncia del informe anual sobre la libertad de prensa presentado este miércoles, por la organización. De los 260 periodistas encarcelados el pasado año en todo el mundo, 151 están en Turquía, país presidido por Recep Tayyip Erdogan (en la imagen). El prestigioso periodista turco Yavuz Baydar ha dicho a TVE que abandonó su país dos días después del fallido golpe de Estado en julio ante el temor a sufrir las represalias del gobierno de Erdogán y no se equivocó: en los últimos seis meses las autoridades turcas han encarcelado a más de un centenar de periodistas sin juicio, cerrado 159 medios de comunicación, rescindido 775 carnet de prensa, y han confiscado sin justificación pasaportes y bienes de periodistas. El informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) también destaca que Europa "retrocede a pasos agigantados" en materia de libertad de prensa, especialmente por su persecución en Turquía, y también tras la aprobación de algunas legislaciones en varios países como la Ley de Seguridad Ciudadana o "ley mordaza" en España. El pasado año, 59 periodistas fueron asesinados al igual que nueve internautas y ocho colaboradores; y fueron encarcelados 179 periodistas, 157 internautas y 12 colaboradores. RSF ha asegurado que Turquía está ya por delante de China, Siria, Egipto e Irán en la persecución a los periodistas, aunque también ha criticado las medidas "de espionaje y vigilancia" en Reino Unido y Alemania. Andrés Velázquez [email protected]