• O sea, que el presidente turco ha dejado claro que le importa más atacar a los posibles independentistas kurdos que a los salvajes yihadistas del Estado Islámico.
  • Muy generoso y solidario por su parte, tanto con los miles de refugiados que huyen del terror yihadista como con Europa.
Turquía ha reconocido este martes que ha atacado en dos ocasiones a las milicias kurdas de Siria que combaten al Estado Islámico (EI) en el norte del país, informan agencias. Así lo ha explicado el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, quien no ha precisado ni el momento ni el lugar de las intervenciones. "Hemos dicho que el PYD (el Partido Unión y Democracia, la formación kurda hegemónica en Siria) no cruzará al oeste del río Éufrates. Si cruza, lo atacaremos, dijimos. Lo atacamos dos veces", ha explicado Davutoglu en una entrevista en la cadena ATV. Ankara considera que el PYD es la versión siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la organización a la que combate en suelo turco. O sea, que el presidente turco Recep Tayyip Erdogan (en la imagen) ha dejado claro que le importa más atacar a los posibles independentistas kurdos que a los salvajes yihadistas del Estado Islámico. Muy generoso y solidario por su parte, tanto con los miles de refugiados que huyen del terror yihadista como con Europa. En junio pasado, las milicias kurdas de autoprotección (PYG), nacidas del PYD, arrebataron al EI la ciudad de Tel Abyad. Los kurdos de Siria controlan así una franja desde la frontera iraquí hasta el río Éufrates, además del enclave de Azaz, más al oeste. Turquía intenta evitar que los kurdos enlacen ambas zonas y ganen continuidad territorial en la zona que controlan. Rusia, en cambio, continúa con su campaña aérea sobre posiciones de la oposición a Bashar al Asad. Las revelaciones de Turquía llegan después de que el lunes fuentes del Pentágono explicaran a AFP que los aviones de la coalición internacional que combate al EI no bombardean a los yihadistas desde el 22 de octubre. Las fuentes han asegurado a AFP que la suspensión de los bombardeos es circunstancial. Andrés Velázquez [email protected]