• La empresa química gana 400.000 euros en el primer trimestre. No es mucho, pero es el primer beneficio desde 2011.
  • Sube casi un 5% en bolsa, para alivio del núcleo de accionistas minoritarios (5,43% del capital) que se rebelearon contra la 'entrega' de la empresa a fondos de inversión.
  • Provocaron una junta extraordinaria contra las sucesivas ampliaciones de capital y recibieron el respaldo del 36% de los votos.
  • Ercros mejora su Ebitda en 800.000 euros, hasta 5,2 millones, gracias al recorte de gastos y a facturar un 1,8% más.
La travesía en el desierto de la empresa química catalana Ercros, que preside Antonio Zabalza (en la imagen), ha durado cuatro años, el periodo en el que ha tardado en volver a beneficios. Ha sido en el primer trimestre de este año. No son muy elevados, 400.000 euros, pero sí suficientes para que la empresa contenga el aliento, o lo que es lo mismo: números negros "a pesar de la debilidad estacional que la industria química experimenta en los primeros meses del año", según la información remitida este miércoles a la CNMV. En el mismo periodo del año anterior las pérdidas fueron de 3,8 millones de euros. El resultado ha sido bien recibido en bolsa, con una subida del valor de casi el 5%, hasta 0,47 euros, lo que habrá dejado algo más tranquilos al grupo de accionistas de la compañía, que cuenta con una representación en el capital del 5,43%. Este grupo se rebeló a principios de año y forzó la convocatoria de una junta extraordinaria para "revocar, anular y dejar sin efecto" que el Consejo de Administración pueda hacer nuevas ampliaciones de capital. Finalmente, la iniciativa no prosperó, pero consiguieron el apoyo del 36% de los votos que concurrieron a la junta, un apoyo sin precedentes en contra de la posición del Consejo, señalaron en su portal. Los pequeños accionistas, agrupados en el Núcleo Estable Minoritarios de Ercros (Nemer), han rechazado el recurso a las ampliaciones de capital porque perjudica más todavía la cotización de las acciones. Desde junio, Ercros ha hecho dos ampliaciones de capital con exclusión del derecho de suscripción preferente que han sido suscritas íntegramente por la compañía. Los minoritarios pretendían evitar que haya nuevas ampliaciones (como la pactada con YA Global Dutch, una filial de un fondo de inversión gestionado por Yorkville Advisors) porque, sostienen, las concisiones del crédito han mejorado y ya no son necesarias. La empresa química aumentó su cifra de negocios un 1,8%, hasta 152,4 millones de euros y redujo los gastos en 145 millones. Gracias a ello, su resultado bruto de explotación (Ebitda) ascendió a 5,2 millones, frente a los 4,4 millones anteriores. Su deuda neta ha quedado en 109,72 millones. Rafael Esparza [email protected]