• Ojo y luego vendrán los dos reactores de Ascó, que expiran un año después que Vandellós, en 2021.
  • La central nuclear de Vandellós vence en 2020 y ya ha enviado la documentación técnica al Ministerio de Energía. Eso no implica, aún, una petición para alargar su vida útil, pero...
  • El presidente de Endesa, Borja Prado, y el ministro Álvaro Nadal coinciden en la necesidad de mantener abiertas las centrales nucleares.
  • Fuentes del sector recalcan que en las 'mesas de transición energética', la eléctrica y el Gobierno tuvieron opiniones similares.
  • Mientras, Iberdrola se queda sola en su petición de bajada de impuestos y amenaza de abandono.
Parece que hay movimiento en la energía nuclear española, pues Endesa se acerca al Gobierno e Iberdrola se queda sola. Y es que la primera quiere renovar la licencia de Vandellós II (ya ha enviado la documentación técnica, la primera fase del proceso)… y también Ascó, que remitirá dichos papeles el próximo año, según la agencia EFE. En estas dos centrales gestionadas por la Asociación Nuclear Ascó-Vandellós (ANAV), Endesa tiene la mayoría de la propiedad. En concreto, la eléctrica que preside Borja Prado es dueña del 72% de Vandellós II (el 28% restante es de Iberdrola), del 100% de Ascó I y del 85% de Ascó II (Iberdrola tiene el otro 15%). El envío de la documentación técnica por parte de la central nuclear de Vandellós II (en la imagen), cuya licencia vence en 2020, abarca, entre otros aspectos: el plan de gestión de residuos, una proyección de generación de residuos y el mantenimiento de los materiales. Fuentes del sector señalan que este envío no supone aún la petición del alargamiento de la vida útil. Eso sí, hay que destacar que los trámites de renovación debían iniciarse tres años antes de su expiración y ahora el Gobierno ha reducido dicha exigencia a un año, dando más plazo a las eléctricas para decidir. Pero si se hace con tiempo, mejor. Borja Prado, presidente de Endesa, y el ministro de Energía, Álvaro Nadal, coinciden en la necesidad de mantener abiertas las centrales nucleares, que generan el 21,38% de la electricidad española. Fuentes del sector recalcan que en las 'mesas de transición energética' (comparecencias en la Comisión del Cambio Climático del Congreso para impulsar la Ley de Cambio Climático y Transición Energética), la eléctrica y el Gobierno tuvieron opiniones similares: Nadal consideró necesaria la aportación de las nucleares al objetivo de cero emisiones y Endesa señaló que el alargamiento de la vida útil de las nucleares facilita la transición energética. Pero en este buen clima hay una piedra en el camino: ¿cómo asegurar el precio? Hace unas semanas, el Ceo de Endesa, José Bogas, dio algunas cifras: con 42 euros el megavatio (MW) -precio medio del 'pool' durante 2016- la nuclear cubre costes, a 53 euros cubre el coste de amortización e inversiones para mantenimiento, y por encima de ese precio, gana dinero. El objetivo de las eléctricas es llegar a los 60 euros MW y Nadal no debe  ponerse farruco porque sólo con renovables España no cumple el Acuerdo de París sobre Cambio Climático ni los compromisos con la UE -aún más exigentes-. Mientras, Iberdrola se queda sola en su petición de bajada de impuestos y amenaza de cierres. Y es que la eléctrica que preside Sánchez Galán tiene menos capacidad nuclear que Endesa, a pesar de que es titular del 100% de la de Cofrentes y tiene la mayoría en Almaraz (53% en los dos reactores -I y II- en activo). Cristina Martín [email protected]