• Y ahora, la fusión ferroviaria Siemens-Alstom pone contra las cuerdas al fabricante español.
  • Algo que sólo puede ocurrir en España: los trenes ave alemanes son Siemens, los franceses son Alstom…
  • En España hay Siemens-Alstom y 'patos' de Talgo.
  • La 'roja' siempre ha preferido a la 'nacionalista' CAF.
  • De origen vasco pero nada que ver con los 'meapilas' de los Oriol.
  • Y alemanes y franceses se aprovechan de la España cainita.
Renfe es una empresa con cultura de izquierdas. Y eso significa lo que ustedes quieren que signifique. En plata: que los sindicatos de clase han sido muy fuertes en la compañía y que era una empresa pública con una plantilla poco dispuesta a cambiar el ritmo ante las exigencias del mercado. Pero en el día a día eso se resume en que no le gustan los proveedores 'de derechas', aunque sean españoles. Por ejemplo, para buena parte de los técnicos de Renfe, la empresa Talgo es la familia Oriol (una apreciación discutible, como todas las anteriores), y los Oriol son del Opus (apreciación aún discutible). Y eso tiene algo que ver con que el gran fabricante de trenes AVE español, Talgo, siempre haya tenido que luchar contra los elementos para introducir su propio producto español en el operador ferroviario público español. Y así, en Alemania circulan los trenes Siemens, en Francia los ave Alstom: en España funciona el 'pato' de Talgo… y los Siemens y los Alstom. ¿Por qué? Pues porque a la 'roja' Renfe, presidida por Juan Alfaro (en la imagen), no le gusta la opusiana Talgo. Y es opusiana, porque en ella figuran los Oriol. Divididos y ramificados a lo largo del tiempo… pero 'opusiana'. Sin embargo, CAF cuyo principal producto es el tren de cercanías, triunfa en Renfe.  Pero CAF es otra cosa: CAF es mucho más progresista: nacionalismo vasco de origen y mucha modernidad. ¿Y es realmente CAF nacionalista? Pues sí: tanto como Talgo opusiana. Pero el tópico continúa en vigor. Y alemanes y franceses se aprovechan de la España cainita y del poder del tópico. Cuanto más estúpido, más poderoso. Eulogio López [email protected]