• Las dos últimas andanadas de despidos, aún en tramitación, Bankia-BMN y Santander-Popular.
  • Y no contamos las reducciones de plantilla por bajas incentivadas, donde el experto es el BBVA.
  • Todo esto en un sector que ha cuadruplicado su negocio con 53.000 trabajadores menos.
  • Y la banca en la sombra no será quien 'recoja' esos despidos.
¡Cómo hemos cambiado! En 2008, la banca española, junto a las cajas de ahorros y las cooperativas de crédito, empleaban a 271.000 personas. Fue la cifra máxima alcanzada nunca. Desde entonces el sector ha destruido casi 90.000 empleos, según fuentes de UGT consultadas por Hispanidad. En la cifra están incluidas las dos últimas andanadas de despidos que aún están en tramitación: la resultante de la adquisición del Popular por el Santander y la resultante de la fusión Bankia-BMN. En el primer caso hablamos de unos 1.200 trabajadores y en el segundo, de unos 2.000. Y no contamos las reducciones de plantilla por bajas incentivadas donde el BBVA ha demostrado ser un alumno aventajado. Tampoco las bajas 'naturales' que se van produciendo y que no son remplazadas. En definitiva, suma y sigue, porque a pesar de que los datos macroeconómicos nos indican que la crisis ha terminado, lo cierto es que el sector financiero continúa reduciendo plantilla. Según el sindicato FINE, la banca a cuadruplicado su negocio en los últimos ejercicios con 53.000 trabajadores menos. Toda una declaración de intenciones que augura que la tendencia no va cambiar durante los próximos años. Los argumentos del sector están claros: escasa rentabilidad y la irrupción de la cosa digital. Y, por supuesto, las futuras fusiones bancarias, como hasta ahora, jugarán un papel fundamental para seguir 'purgando' el sector. Pablo Ferrer [email protected]