• Las compañías aprovechan el programa de Mario Draghi: reactivar la economía y hundir a la banca.
  • Lo primero no lo ha conseguido pero lo segundo avanza a marchas forzadas.
  • Recuerden que el apalancamiento fue la clave de la crisis de 2007.
Hablamos de las principales empresas no financieras de nuestro país. Según el informe de Bolsas y Mercados Españoles (BME) sobre la estructura financiera del Ibex 35, publicado este martes, desde el año 2010 las empresas han cambiado la deuda bancaria por deuda corporativa. ¿Y eso es bueno? No tiene por qué. Lo importante no es si la deuda es bancaria o corporativa sino si ha crecido o no. Y en este punto estamos prácticamente igual: desde 2010 hasta 2016 el endeudamiento total de las compañías no financieras del Ibex 35 ha disminuido un 0,37%. Es decir, es prácticamente el mismo y eso no es bueno. Recuerden que el apalancamiento fue la clave de la crisis de 2007. Sea como fuere, la financiación bancaria ha bajado un 42% y la corporativa se ha disparado un 29%, aprovechando el programa de Mario Draghi (en la imagen) que consiste en comprar directamente deuda corporativa. Sí, el presidente del BCE está empeñado en dos cosas: en reactivar la economía y, al mismo tiempo, en hundir a la banca. Lo primero no lo termina de conseguir pero lo segundo avanza a marchas forzadas y ya le queda menos para apuntalarlo. Porque si los tipos de interés no suben y, al mismo tiempo, le arrebata a la banca el negocio de la financiación corporativa, ¿qué le queda a los bancos? Pablo Ferrer [email protected]