• Rajoy afronta la candidatura y pide a los otros cuatro candidatos que cierren filas con él y esperen su oportunidad.
  • Esos cuatro son: Feijóo, Pastor, Soraya y Margallo.
  • El PP venderá mejoras económicas entrar en la corrupción.
Hispanidad adelantó el 13 de diciembre que en efecto podría ser el 20, en cualquier caso, en vísperas de Nochebuena, con la paga extra en el bolsillo, y repitiendo las buenas cifras económicas que a veces no son tan buenas. La cosa ha salido de una entrevista de Rajoy con Carlos Herrera, estreno en la COPE, y uno de los periodistas en los que más confía Moncloa. Pero Rajoy ha dicho otras cosas. Por de pronto ha vuelto a utilizar -como hizo su segunda, Soraya Sáenz de Santamaría un día antes- la corrupción como arma política, en este caso contra Artur Mas: muy feo, don Mariano. En otros países la corrupción se deja a un lado en la vida política. Aunque sólo sea por aquello de "hoy por ti, mañana por mí". Y también ha dicho Rajoy que Alberto Núñez Feijóo (en la imagen junto a Rajoy) quiere quedarse en Galicia. Pues a mí me habían dicho otra cosa. En cualquier caso, no sé si Feijóo quiere quedarse en Galicia, en Santiago de Compostela. ¿Está seguro, Mariano? En cualquier caso, queda aprobar los proyectos pendientes pero sobre todo, lo último es que los candidatos a sustituir a Rajoy han cerrado filas con su jefe porque ya no hay tiempo para cambios. Esos cuatro candidatos son García Margallo, Soraya Sáenz de Santamaría, Alberto Núñez Feijóo y Ana Pastor. Primero hay que ganar y luego luchar por la vicepresidencia, para alcanzar la medalla de oro en 2019. Pero, ¡cuán largo me lo fiáis! Por ahora, hay que cerrar filas con Rajoy: es el único caballo casi ganador. Eulogio López [email protected]