• El consorcio alemán reduce su beneficio un 82,4%, hasta 55 millones, en el mismo año, 2014, que IAG ganó 1.003 millones.
  • Lufthansa ha tenido el mismo problema que Air-France-KLM, una huelga de pilotos por la que sigue en pérdidas (198 millones).
  • El impacto de la huelga no ha sido el mismo en la francesa que en la germana: 425 millones frente 232.
  • Las dos compañías están preocupadas por la "competencia desleal" de las subvencionadas compañías del Golfo. Así los han trasladado hoy Francia y Alemania a la Comisión Europea.
  • El grupo IAG tiene una ventaja sobre las otras dos: ha superado la reestructuración. Iberia, por ejemplo, ya es rentable.

El interés de los resultados de 2014 del grupo aéreo alemán Lufthansa no está esta vez en el balance en sí como en la comparativa a la que invita. Dicho de otro modo, el cruce de las cuentas de los tres grandes consorcios europeos, IAG, AirFrance-KLM y Lufthansa, deja un claro favorito en detrimento de los otros dos: IAG. O lo que es lo mismo: International Airlines Group (IAG), el holding que integra a Iberia, British Airways (BA) y Vueling. Mientras el beneficio del grupo germano cayó un 82,4%, hasta 55 millones, IAG ganó seis veces más, hasta 1.003 millones, y Air France-KLM perdió 198. Hay un claro favorito por, tanto, que es el grupo que preside Willie Walsh, que empieza a creer en Iberia.

También es cierto que los resultados se acoplan a tres realidades muy distintas. La francesa sigue en pleno proceso de ajuste, que IAG ya pasó, y la alemana ha vivido el mismo impacto que Air France-KLM, aunque no tan grave: una huelga de pilotos contra las medidas para ganar en competitividad frente a las 'low cost', especialmente en las rutas de Oriente Medio y los países del Golfo Pérsico. En el caso francés, la huelga duró 14 días, con un fin: detener los planes para potenciar la filial de bajo coste Transavia. La compañía cifró las pérdidas por esos paros en 425 millones de euros. En el caso de Lufthansa las huelgas fueron de 10 días y ese impacto fue menor, de 232 millones.

En cualquier caso, está claro que Air France-KLM tropieza en su reestructuración y pierde fuelle frente a IAG y Lufthansa. De hecho, es la única de las grandes que sigue en número rojos.

Los resultados de Lufthansa están en línea con las previsiones de la propia empresa en febrero, cuando anunció la cancelación del pago de un dividendo (como consecuencia del aumento de los pasivos de los fondos de pensiones y las pérdidas por la cobertura de combustible por la caída de los precios del crudo). A juicio del consejero delegado, Carsten Spohr (en la imagen), los resultados "son una muestra de clara de la situación de la compañía" y avisó decir que "aferrarse a estructuras no económicas no es una opción de futuro". No hay que olvidar que se trata de un sector muy competitivo (especialmente en los precios) y muy pendiente de la innovación e inversión en flota y servicios.

No es una casualidad que Francia y Alemania hayan reclamado este viernes a la Comisión Europea que actúe contra la competencia desleal -así la ven- de las aerolíneas del Golfo Pérsico, como Etihad, Emirates o Qatar Airways, primer accionista de IAG. Los secretarios de Estado de Transportes los dos países, Alain Vidalies y Alexander Dobrindt, han puesto sobre la mesa que esas compañías, con las compiten Lufthansa y Air France, aumentan su cota de mercado porque se benefician de "prácticas competitivas desleales, en particular las subvenciones y garantías públicas importantes de las que se benefician".

La cifra de negocio se mantuvo en los 30.011 millones (-0,1%) y el resultado operativo, sin embargo, mejoró un 36,5%, hasta 954 millones. Sin tener en cuenta los costes de reestructuración y de los proyectos, alcanzó los 1.200 millones, 200 más que en 2013. El Ebitda, mientras, alcanzó los 1.178 millones de euros, el 12,8% más.

Rafael Esparza

[email protected]