• La Fiscalía de la AN pide que se juzgue a Neymar por corrupción.
  • Su compañero, Leo Messi declaró como acusado por fraude fiscal.
  • Luis Suárez se sentó en el banquillo… del campo de fútbol en el México-Uruguay, aunque por lesión. Por ahí vamos bien.
La famosa MSN del Barça -la delantera formada por los jugadores Messi, Suárez y Neymar, acrónimo que no deja de ser una horterada, por cierto, al igual que la BBC del Real Madrid- se ha aficionado últimamente a los banquillos… judiciales. Es un tridente muy forense. El pasado 2 de junio, Leo Messi declaró durante un cuarto de hora ante el tribunal que le juzga por tres presuntos delitos de fraude fiscal. El 10 del Barça se desvinculó completamente del entramado societario por el que se tributaban en paraísos fiscales los ingresos por sus derechos de imagen. Messi aseguró que "yo me dedicaba a jugar al fútbol, confiaba en mi papá y no tenía ni idea de nada". El jugador del Barça ha mantenido que firmaba los documentos "porque se lo decía su padre", recogió La Vanguardia. Pero cuatro días después de que Leo Messi se sentara en el banquillo en la Audiencia de Barcelona por presunto fraude a Hacienda, ahora le toca el turno a Neymar. Según informó la Cadena SER a última hora de la noche, la Fiscalía remitió el escrito por el que propone juzgar el caso de la supuesta estafa al fondo DIS. En una sucesión lógica de acontecimientos, el juez deberá seguir el criterio del fiscal, que considera que una vez practicadas todas las diligencias, deben sentarse en el banquillo Neymar, su padre, su madre, los expresidentes del Barça y Santos, Rosell y Odilio Rodrigues; y también el FC Barcelona; el Santos, club de procedencia del futbolista; y la empresa de los padres de Neymar, N&N, informa AS. Por su parte, el tercer delantero del Barcelona, Luis Suárez, también se sentó en el banquillo…, pero en este caso el del campo de fútbol, pues no pudo disputar el partido de Uruguay contra México de la Copa América, al estar lesionado. José Ángel Gutiérrez [email protected]