• Aun así, se está jibarizando como todas las demás.
  • Al parecer, el Brexit no era tan bueno: el beneficio de las compañía cae un 42% hasta septiembre, en parte, por la devaluación de la libra.
  • Y el mercado no perdona: la cotización cae este jueves cerca de un 5%.
Empezando por el final, los resultados presentados por Ferrovial en la tarde del miércoles 25 no han gustado al mercado y las acciones de la compañía que preside Rafael del Pino (en la imagen) han perdido un 3,3% este jueves, con un IBEX un 0,2% arriba. Podría haber sido peor, porque los títulos de la compañía han llegado a caer más de un 5% a lo largo de la sesión. A estas alturas, seguramente ya saben que el beneficio de Ferrovial se contrajo un 42% hasta septiembre, fundamentalmente por la devaluación de la libra tras el Brexit, y por la falta de extraordinarios que sí hubo en 2015. Estos dos factores, sin embargo, no cambia el hecho de que estamos hablando de una de las constructoras que mejor ha esquivado la durísima crisis del sector. ¿El secreto? Alejarse de la construcción. Efectivamente, la Ferrovial de hoy es más una empresa de infraestructuras y transporte que una constructora. Pero cuidado, porque eso no ha impedido que esté haciendo lo mismo que están haciendo las otras empresas del sector: jibarizarse. Un botón de muestra: en 2006 compró el gestor aeroportuario británico BAA (se hizo con el 83%) y pasó a gestionar siete aeropuertos en Reino Unido, entre ellos, el de Heathrow. Pues bien, a partir de 2011 comenzó a vender participaciones de BAA hasta quedarse con el 25% actual. Y estamos hablando de la joya de la corona de la compañía. La venta más importante fue la de 2012, cuando ingresó 607 millones de euros por el 10,6% que colocó a Qatar Holding. En definitiva, la crisis de la construcción ha provocado la huida de las constructoras hacia otras actividades. Y a pesar del tránsito no han tenido más remedio que jibarizarse. Todas tenían algo en común: un apalancamiento excesivo. Pablo Ferrer [email protected]