• Y Oliu no quiere saber nada de BBVA, que absorbe. Lo mejor, Unicaja, que puede ser absorbida.
  • Sí, a pesar de la salida a bolsa, Unicaja sigue siendo un objetivo.
  • O Ibercaja. Lo que no encaja es Liberbank.
  • Y lo peor: al colombiano y al mexicano se han sumado en sus peticiones Lara García.
  • Algo hay de cierto: el Sabadell se está quedando en tierra de nadie, desde que Bankia se hizo con BMN.
Era el Santander el que miraba con ojos ávidos al Banc Sabadell, de Pep Oliu (en la imagen), pero, al final, le pusieron a tiro al Popular por un euro, el precio de una hamburguesa, y Ana Botín decidió que la lógica industrial es asignatura maleable y se olvidó del Sabadell. Nervios en Can Oliu, aunque las manipulaciones de la acción pasaron a un segundo plano. Esto es, tras la absorción del Popular por el Santander, el Sabadell se vio atacado por bajistas y, en general, cundió el miedo a acabar como el Popular, aunque la situación era bastante distinta. Ahora, las aguas han vuelto a su cauce. Además no parece que FG, tras perder su primera pieza, el Popular, vaya a lanzar un ataque sobre el Sabadell. Además, lo que más puede interesarle a BBVA del Sabadell es el inglés TSB y no es tan grande. Por lo demás, Oliu no tiene intención de buscar la salida en una jubilación anticipada. No, lo que ahora preocupa a Oliu es lo pesado que se han puesto dos, más bien tres, de sus accionistas de referencia: el colombiano de origen lituano, Jaime Gilinski y el mexicano afincado en Nueva York, David Martínez. Y eso que ambos han hecho ventas tras la mejora de la capitalización, ahora en los 10.322 millones de euros, y parte de sus paquetes ya no están en minusvalía. Es igual, ambos, ahora con el apoyo de José Manuel Lara García, ceo de Planeta, exigen a Oliu una operación corporativa, una fusión que revalorice sus acciones, y mejor hoy que mañana. El presidente del Sabadell ha puesto miras, de nuevo, sobre Unicaja, con quien ya negoció. La entidad andaluza –y castellana- todavía es opable y sigue siendo un objetivo a pesar de su salida a bolsa. Sí, Gilinski, Martínez y Lara (aquí se encuentra con la oposición del presidente de Planeta, José Creuheras) quieren una operación corporativa cuanto antes. Oliu busca una operación que sea interesante. Por ejemplo Unicaja e Ibercaja lo son; Liberbank no lo es. Pero algo sí tiene claro don Josep. Se está alejando de los cuatro primeros bancos: no sólo de Santander y BBVA sino también de Caixabank y Bankia. Se está quedando en tierra de nadie. Eulogio López      [email protected]