• Y es que aunque Rajoy juega a nuevas elecciones, le preocupa, y mucho, el Frente Popular PSOE-Podemos.
  • De esta forma, con el pleno apoyo de la Reina Letizia, el PSOE sigue teniendo margen para convertir a Sánchez en presidente.
  • En definitiva, que Sánchez logre un acuerdo con Pablo Iglesias y con Albert Rivera… que aún es posible.
  • Aunque todavía tiene que salvar su cabeza en Ferraz.
  • En el PP repiten que Podemos quiere elecciones pero no las tienen todas consigo.
Hispanidad ya ha podido completar el episodio. Mariano Rajoy se arrepintió de no haber intentado, al menos intentado, formar Gobierno. Luego tuvo que transigir con que el Rey Felipe VI (en la imagen junto a Rajoy), a  quien se lo había puesto en bandeja, otorgara esa posibilidad al segundo más votado, es decir, a Pedro Sánchez. Y Sánchez estuvo a punto de conseguirlo, pero fracasó en el último minuto. Así que don Mariano ya le había visto las orejas al lobo y decidió que era hora de dar marcha atrás. Le supo fatal que el rey se negara a abrir una segunda ronda de consultas y le mandatara a él como candidato, así que ahora, desde el Partido Popular insisten en que será Podemos quien le diga que no. No lo tiene fácil, desde luego, porque Sánchez todavía tiene que salvar su cabeza en Ferraz ante las arremetidas de Susana Díaz, pero, aun con eso, Rajoy confunde sus deseos con la realidad. Pablo Iglesias apoyará al PSOE siempre que las encuestas no le aseguren lo que no quiere oír: que su voluble y poco fiel voto comunista ha vuelto a desairarle. Sus simpatizantes son muy volubles, así que, si Podemos baja en la encuestas, firmarán con Sánchez y ya veremos qué hacemos con Ciudadanos. El objetivo primero de Sánchez es el Frente Popular, a ser posible con Ciudadanos para imponer sensatez a los perroflautas de Podemos. En cualquier caso, en Moncloa braman contra Zarzuela en su totalidad manifiesta: saben que la Reina Letizia apoya a Pedro Sánchez e incluso al Frente Popular, compuesto por PSOE y Podemos. Por el momento, el hilo de comunicación entre el Rey y el presidente del Gobierno está roto. Eulogio López [email protected]