• Pablo Casado señala que no quieren presionar al partido de Pedro Sánchez ni a su Comité Federal, pero apela a su responsabilidad.
  • El vicesecretario de Comunicación del PP confía en que los socialistas permitan un acuerdo de gobernabilidad, como en otros 15 países europeos.
  • Al hilo de las cifras del paro, señala que son "datos buenos que recuerdan que la estabilidad política cotiza en bolsa".
  • Desde C's, Rivera tira de las orejas a PP y PSOE para que dejen de darse la espalda y se decanten por un Gobierno de amplia mayoría, apoyado por los tres.
  • Aunque cree que la opción más probable de Gobierno será: el PP en minoría, con la abstención de PSOE... y Ciudadanos en la oposición.
  • Iglesias presume de sentirse más apoyado que nunca y les critica sin reparos, mientras quiere que Unidos Podemos pase "de partisanos a ejército regular".
La semana arranca con cierta calma entre los partidos, en vísperas de que el PP inicia sus contactos con CC. Desde sus filas, el vicesecretario de Comunicación del PP, Pablo Casado (en la imagen), ha lanzado algunos 'cariñitos' al PSOE, al señalar que "es un partido de Estado y su socialdemocracia moderada es necesaria" en España. Por si esto no fuera suficiente, en la rueda de prensa posterior a la reunión del comité de dirección del PP, Casado ha subrayado que no quieren presionar al partido de Pedro Sánchez ni a su Comité Federal, que se celebrará el próximo sábado. Pero al mismo tiempo, ha apelado a su responsabilidad. Y es que todos coinciden en que no puede haber unas terceras elecciones, una situación que "pasa por la abstención o el respaldo del PSOE". El vicesecretario de Comunicación del PP se ha mostrado optimista y confía en que los socialistas permitan un acuerdo de gobernabilidad, como en otros 15 países europeos. Al hilo de las cifras del paro, ha afirmado que son "datos buenos que recuerdan que la estabilidad política cotiza en bolsa" y tras el brutal atentado del Estado Islámico en Bagdad, ha añadido que "el mundo no está para bromas y necesitamos cuanto antes una estabilidad política en España. Pero el PSOE ha mantenido silencio. Parecen estar más pendientes de lo que ocurre de puertas para adentro ante la celebración del Comité Federal que de lo que sucede en otras filas políticas. Desde Ciudadanos, Albert Rivera ha tirado de las orejas a PP y PSOE para que dejan de darse la espalda y no piensen sólo en sus partidos sino el interés general. Su primera propuesta es que se decanten por un Gobierno de amplia mayoría, apoyado por los tres partidos (PP, PSOE y C's). Pero cree que este plan no saldrá adelante y considera que la opción más probable de Gobierno será: el PP en minoría, con la abstención de PSOE y Ciudadanos en la oposición. Por su parte, Pablo Iglesias ha presumido de sentirse más apoyado que nunca, en respuesta a los que desde otros partidos habían cuestionado su liderazgo. El líder de Unidos Podemos ha criticado a sus contrincantes sin reparos, aludiendo a los malos resultados electorales de PP y PSOE respecto a los de hace unos años, y a que C's ya no es un partido de Gobierno, sino que se asemeja al extinto CDS o a UPyD. Además, ha señalado que su formación tiene que pasar "de partisanos a ejército regular", algo que no es fácil y nada les garantiza que vaya a salir bien. Y por si faltaban actores, desde el País Vasco, el lehendakari, Íñigo Urkullu, ha comentando que no apoyará un Gobierno que no afronte la 'agenda vasca'. Cristina Martín [email protected]