• Recuerden: no es una ampliación para el Popular sino para el Santander.
  • Por eso, el BBVA, tras perder el Popular, estudió el Sabadell.
  • Los Botín tendrán que invertir 80 millones de euros para no diluir su participación en el banco.
Falta de liquidez, pérdida de depósitos, huida masiva de clientes… sin duda, el Popular estaba al borde del precipicio o, incluso, se había despeñado ya. Estaba tan mal que el BCE decidió entregárselo al Santander por un euro, no fuera a ser que si duplicaba el precio Ana Botín se echara atrás. Pues ese banco en crisis, desahuciado por el BCE y por el ministro Luis de Guindos, ya le ha aportado al Santander una ganancia de 2.500 millones de euros en capitalización bursátil. Un alza de la cotización del 3% sin hacer nada más que el anuncio de su adquisición. Como negocio, impresiona. Luego tenemos todo lo demás porque, recuerden, la ampliación de capital de 7.072 millones de euros -este jueves comienza el plazo de suscripción preferente- no es para el Popular sino para el Santander. O sea, que sin moverse del sillón, el Popular le ha aportado al Santander 2.500 millones de euros y le ha facilitado enormemente una ampliación de capital de 7.000 millones. Redondo. Tanto es así, que el BBVA, tras perder la batalla por el Popular, estudió el Sabadell, que se vio atacado por bajistas. Cundió el miedo en en banco catalán aunque su situación era bastante distinta a la del Popular. En cualquier caso, lo que más puede interesarle al BBVA del Sabadell en estos momentos es el TSB, pero el banco británico no es tan grande. Volvamos al Santander. Si no quieren diluir su algo más del 1% que tienen del banco, los Botín tendrá que acudir a la ampliación con 80 millones de euros. No parece que la cantidad vaya a ser un problema para una de las familias más ricas del mundo mundial. El asunto es saber si aprovecharán el descuento para ampliar ese porcentaje o, por el contrario, se limitarán a mantener su participación actual. Porque la decisión final no depende únicamente de la presidenta del banco. Pablo Ferrer [email protected]