• La Generalitat reclama al Estado 7.520 millones este año a cuenta del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), más el adelanto de 700 de los 1.400 millones de la liquidación positiva del sistema de financiación de 2014.
  • Pero es que la Generalitat tiene que hacer frente a vencimientos de deuda que podrían situar a Cataluña al borde de la quiebra.
  • A la vez, los servicios jurídicos de la cámara catalana cuestionaron la viabilidad de las leyes de ruptura y alertaron de su posible inconstitucionalidad.
Lo de la política en Cataluña es de traca. El vicepresidente del Gobierno catalán y conseller de Economía, Oriol Junqueras (en la imagen) pidió reunirse ayer con el ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, aprovechando una escala del ministro en el aeropuerto de El Prat a su vuelta de Bruselas, donde trataron la situación de las finanzas de la Generalitat, que tiene que hacer frente a vencimientos de deuda que podrían situar a Cataluña al borde de la quiebra. Asimismo Junqueras se puso en contacto telefónico con el ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, con el que espera reunirse "próximamente" para tratar fórmulas de financiación que doten de liquidez al Govern. La Generalitat reclama al Estado 7.520 millones este año a cuenta del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA), más el adelanto de 700 de los 1.400 millones de la liquidación positiva del sistema de financiación de 2014, que las comunidades deberían recibir en julio, y prorrogar durante todo este año el tipo de interés al 0% del FLA. "Hasta el tiempo de descuento seguiremos requiriendo el cumplimiento de determinadas obligaciones", indicó la portavoz del Govern, Neus Munté. Pero esa petición de ayuda económica llegaba a la vez que la Mesa del Parlamento de Cataluña decidía ayer que las tres leyes de "desconexión" -Hacienda propia, Seguridad Social propia y Ley de Transitoriedad Jurídica - se tramitarán en ponencias conjuntas, pese al informe de los servicios jurídicos de la cámara que cuestionaron su viabilidad y alertaron de su posible inconstitucionalidad. La Mesa, con el único voto de los miembros de Junts pel Sí, que son mayoría, rechazó los recursos de reconsideración de C´s, PSC y PP que instaban a recapacitar la aprobación de las ponencias de dichas leyes. Los grupos de Ciudadanos, PSC y PP confirmaron que presentarán un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional contra la constitución de las ponencias, por considerar que se están vulnerando los derechos de sus diputados. El Gobierno central también anunció la semana pasada la impugnación de las ponencias ante el Constitucional tan pronto como empiecen a trabajar. Así está la política independentista catalana. Viva la coherencia. Andrés Velázquez [email protected]