• El nuevo primer ministro británico para el 'Brexit', David Davis, quiere que Bruselas acepte mantener al Reino Unido dentro del mercado único y, al mismo tiempo, suspenda el acuerdo de libre circulación de personas entre ambos bloques.
  • Y para mayor pitorreo, Davis no garantiza la permanencia de los ciudadanos de la UE antes del "divorcio".
El nuevo primer ministro británico para el 'Brexit', David Davis (en la imagen), ha advertido que los ciudadanos europeos que viajen a Reino Unido durante las negociaciones de separación podrían quedarse sin derecho de permanencia. "Es posible que mantengamos el derecho a permanencia hasta una fecha concreta, pero esto es terreno abonado para la especulación y habría que convertir este juicio en realidad", ha explicado en declaraciones al diario 'Mail on Sunday'. "Tal vez tengamos que plantear que ese derecho solo se aplica a los llegados en una fecha determinada. No obstante, tendremos que tomar decisiones basadas en la realidad, no en la especulación", declaró Davis. El ministro "tory" reiteró que el equipo negociador de la primera ministra británica, Theresa May tratará de obtener un "acuerdo generoso para los inmigrantes de la UE que ya estén aquí" y para los ciudadanos británicos que residan en algún país del club comunitario. Pero lo más fuerte de todo es cuando volvió a poner sobre la mesa la posibilidad de que Bruselas acepte mantener al Reino Unido dentro del mercado único y, al mismo tiempo, suspenda el acuerdo de libre circulación de personas entre ambos bloques. O sea, me quedo con lo que me gusta o me beneficia y no con lo que no. Esperemos que la UE les pare los pies. De momento, May ha sugerido que ni siquiera los ciudadanos de la UE que ya residen en el Reino Unido podrían tener asegurado su derecho a la permanencia indefinida en este país, una posición por la que ha sido duramente criticada. Tras tomar las riendas del Gobierno británico, May desveló la pasada semana el núcleo duro de su equipo, que incluye un departamento específico para el "Brexit" y pone la cartera de Exteriores en manos de Boris Johnson, abanderado conservador de la salida del Reino Unido de la UE en el referéndum del pasado 23 de junio. José Ángel Gutiérrez [email protected]