• Por cúpula se entiende la Ejecutiva del partido en la comunidad autónoma.
  • Y ojo, porque Cristina Cifuentes también está en esa Ejecutiva.
  • Fue Velasco quien ordenó a la Guardia Civil registrar la sede de Génova por presunta financiación irregular de los populares madrileños.
  • El registro se realizó el pasado 11 de febrero, en el marco de la 'Operación Púnica', y provocó la dimisión de Esperanza Aguirre, tres días después.
  • Cifuentes fue elegida presidenta de la nueva gestora del partido, donde ha tenido varios cargos, incluso, presidía el Comité de Derechos y Garantías desde 2008.
  • El juez no quiere influir en política, pero tiene razones para estar enfadado con el PP: fue director general de Justicia de la Generalitat Valenciana con Zaplana... y destituido con Camps.
  • Pero Madrid no es la única piedra en el zapato para el PP: también hay problemas en Valencia, su otro gran feudo, con la 'Operación Taula'. De hecho, ahora puede repetirse la historia en la capital.
Los problemas se le acumulan al PP… A pesar de ganar las elecciones del 20-D, salvo milagro, no volverá a ocupar La Moncloa, tras el fracaso de las negociaciones. En esto han tenido mucho que ver los escándalos de corrupción, que no le han dado ni un respiro. Pero la cosa no acaba ahí, ahora el juez Eloy Velasco (en la imagen) prepara la imputación de toda la cúpula del PP de Madrid, según han comunicado a Hispanidad fuentes jurídicas relacionadas con el caso. Esto sería una segunda bomba de relojería, tras destaparse el escándalo de financiación irregular del PP de Valencia, conocido como 'Operación Taula'. Un delicado tema que ha salpicado a nombres como: la exalcaldesa de Valencia, Rita Barberá, el vicealcalde de la ciudad, Alfonso Grau, el expresidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, o el expresident de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, entre otros. Volvamos a Madrid. El magistrado titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de Madrid es el que instruye la 'Operación Púnica', por la que Francisco Granados, el que fuera secretario general del PP madrileño entre 2004 y 2011 y mano derecha de Esperanza Aguirre, lleva en prisión desde octubre de 2014. En el marco de dicha operación, que también ha implicado al constructor David Marjaliza -quien está colaborando con la Justicia-, Velasco ordenó a la Guardia Civil registrar la sede de Génova por presunta financiación irregular del PP de Madrid. El registro tuvo lugar el pasado 11 de febrero y no fue un hecho baladí, pues provocó la dimisión de Esperanza Aguirre como presidenta del PP madrileño tres días después. La política explicó en rueda de prensa que su dimisión obedecía a "la gravedad" de las acusaciones de financiación ilegal en su partido, "aunque no estén demostradas". Ante este escenario, se plantea la necesidad urgente de refundar el partido de Madrid. Y un día después de la dimisión de Aguirre, se nombró a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, presidenta de la nueva gestora del PP de Madrid. Sin embargo, conviene poner el acento en que Cifuentes presidía el Comité de Derechos y Garantías del PP madrileño desde el año 2008, que precisamente se encarga de velar por las buenas normas y el comportamiento ejemplar. Además, Cifuentes estuvo al frente de la Secretaría Ejecutiva de Política Territorial del PP madrileño entre 2004 y 2008 y además, actualmente es miembro del Comité de Dirección, del Comité Ejecutivo y de la Junta Directiva Regional del PP de Madrid. "Queremos recuperar la confianza y devolver al PP de Madrid su buena imagen", afirmó la presidenta de la Comunidad de Madrid y ex delegada del Gobierno en dicha región. Y es que parece que ella no se enteró de la presunta financiación irregular, a pesar de estar en cargos importantes. Cifuentes estará al frente de la nueva gestora hasta el próximo congreso regional del partido, que se celebrará tras el congreso nacional, pero aún no hay fechas porque Mariano Rajoy quiere que se hagan cuando ya esté resuelta la formación del Gobierno central. Por su parte, en Valencia también hay una gestora al frente del partido. Las riendas las tomó el diputado autonómico y exconseller de Gobernación, Luis Santamaría, el pasado 19 de febrero, cinco días después que Cifuentes. Santamaría lidera una lista que ha sido confeccionada por la presidenta regional del PP, Isabel Bonig. Parece que el juez Velasco no quiere influir en política y está esperando a que pase todo el asunto del debate de investidura para proceder a la imputación de toda la cúpula del PP de Madrid. Aunque también podría esperar a que haya un nuevo Gobierno para que no se ponga en duda su acción, claro que esto podría requerir de bastante más tiempo. Además, contará con ayuda, pues el Ministerio de Justicia le concederá el refuerzo solicitado en los próximos días, según informa Confilegal.com. A lo largo de su carrera, el magistrado hizo un paréntesis y cambió los juzgados por la política, donde estuvo al lado de los populares. Velasco fue nombrado director general de Justicia de la Generalitat Valenciana entre 1995 y 2003, cuando Eduardo Zaplana gobernó la región, y después, cuando esté fue elegido ministro de Trabajo en julio de 2002, con José Luis Olivas. Sin embargo, al juez no le fueron las cosas igual a partir del verano de 2003, cuando fue elegido 'president' Francisco Camps: fue destituido en noviembre por el consejero de Justicia de la Generalitat, Víctor Campos, por sus diferencias con el secretario autonómico de Justicia e Interior, Fernando de Rosa. Y parece que desde entonces el magistrado tiene razones para esta molesto con el PP. En cualquier caso, imputar -investigar- a toda la cúpula del PP madrileño, serviría para hundir definitivamente la reputación del PP en pleno interregno. Y, desde luego, para quemar a Cristina Cifuentes como posible relevo de Mariano Rajoy. Cristina Martín [email protected]