• Ese es el espíritu de la nueva ley de autónomos, promovida por Ciudadanos, que se cuelga la medalla.
  • Un colectivo, eso es cierto, que crea empleo: han contratado a un millón de asalariados, casi el doble de los que había en diciembre de 2011.
  • Ya hay 3.229.086 autónomos en España, que, a su vez, han creado más de un millón de empleados por cuenta ajena.
  • Buenos datos que merecen 'caricias': más tarifa plana, pago sólo por los días trabajados, exenciones, desgravaciones…
  • Parafraseando a Giuseppe Tomasi di Lampedusa, 'todo cambia pero todo sigue igual': sube un 3% la base mínima de cotización en los PGE de 2017.
El Gobierno Rajoy tiene una gran asignatura pendiente: el paro. Y no puede con él. Es cierto, que ha ido aprobando exámenes parciales, pues ya ha recuperado dos tercios de los empleos perdidos durante la crisis, pero aún le quedan los globales: la tasa de paro sigue siendo elevada (18,75%, según la última EPA) y también la cifra total de desempleados (3,46 millones, en los últimos datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social). Y como, por ahora, no puede con el paro, manda que seamos autónomos. Por eso, el Ejecutivo ha aprobado la nueva ley de autónomos, promovida por Ciudadanos y que tiene su origen en el famoso acuerdo de investidura firmado entre populares y naranjas. Y cómo no, el partido que lidera Albert Rivera se ha colgado la correspondiente medalla, la primera en su año y medio como cuarto partido político. Y es que el colectivo de los autónomos crea empleo: han contratado a un millón de asalariados (1.042.403, concretamente), casi el doble de los que había en diciembre de 2011, cuando Rajoy llegó a La Moncloa (676.249). Además, el pasado mayo, ya había un total de 3.229.086 autónomos, 157.417 más que hace cinco años y medio, y se han recuperado 312.000 empleos por cuenta propia de los 606.200 que se destruyeron durante la crisis. Buenos datos, dados en el último Consejo de Ministros por la ministra de Empleo, Fátima Báñez (en la imagen), por los que los autónomos merecen algunas caricias. Entre ellas: más tarifa plana de 50 euros -que ya ha beneficiado a 1.176.000 autónomos- porque se alarga de seis meses a un año y a las mujeres que se reincorporen tras la maternidad, poder cambiar hasta cuatro veces al año la base de cotización, pagar sólo por días trabajados al darse de alta y de baja, podrán compatibilizar al 100% trabajo y pensión, exenciones por cuidado de menores o dependientes o deducciones (manutención, gastos de suministros). Claro que conviene recordar lo que decía Giuseppe Tomasi di Lampedusa, autor de El gatopardo: "Si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie". Parafraseándole, al hilo de la nueva ley de autónomos, diríamos que todo cambia pero todo sigue igual porque sube un 3% la base mínima de cotización -la que eligen la mayoría de los trabajadores por cuenta propia- en los PGE de 2017. Un incremento que se traduce en unos ocho euros más al mes (pasando de una cuota de 267 a otra de 275 euros mensuales), o lo que es lo mismo, cerca de 100 euros más al año. Es decir, el autónomo pagará más... y tendrá derecho a poco. Cristina Martín [email protected]