• Los franceses de Suez se retiran de la puja hartos de las cantidades que exige ¡Oh capitán, mi capitán!
  • Y encima, como en la división de renovables, con deuda adosada.
  • Y el Gobierno no quiere que fondos chinos controlen la limpieza de Madrid.
El incendio del cementerio de neumáticos, en Seseña, ha hecho saltar todas las alarmas y a puesto el foco en todo lo que tiene que ver con la recogida y el tratamiento de los residuos. Justo ahora, que Florentino Pérez (¡Oh capitán, mi capitán!) (en la imagen) está intentando vender Urbaser (otra vez). Una de las empresas que mostraron interés por la filial de residuos de ACS fue la francesa Suez. Interés que, al final, no se ha concretado. Y es que Florentino (¡Oh capitán, mi capitán!) no está dispuesto a vender a cualquier precio. En realidad, ese es uno de los problemas del presidente de ACS y del Real Madrid: siempre quiere vender caro. Lo hemos visto, por ejemplo, con la división de energía verde -al final creó Saeta Yield para traspasarle los activos renovables-, con su participación en Yoigo, cuyo valor en libros triplica el valor de mercado, y ahora, con Urbaser. Y como en la división de renovables, Florentino intenta colocar Urbaser con su deuda (800 millones de euros) adosada. Sea como fuere, la retirada de Suez ha creado inquietud en el Gobierno. Los candidatos que suenan con más fuerza para comprar Urbaser son tres fondos chinos: Fosun, Cheung Kong Infraestructure y Beijing Entreprises Holding. Y el Ejecutivo no quiere que sea ninguno de ellos el que se encargue de la recogida y del tratamiento de los residuos de Madrid. En definitiva, algo tan sensible como el cuidado del medio ambiente no puede quedar en manos de fondos de capital riesgo, y chinos. A favor del Gobierno, el precio que pide Florentino (¡Oh capitán, mi capitán!) y que los fondos suelen comprar barato. Pablo Ferrer [email protected]