• Dos de sus últimas medidas han provocado polémica: la reforma del Tribunal Constitucional y la nueva ley de medios de comunicación públicos.
  • Por ejemplo, el eurocomisario de Economía, el alemán Günther Oettinger, advirtió que las instituciones europeas actuarán "en consecuencia" ante las reformas.
  • Aunque todavía está por ver el alcance de las nuevas leyes y si de verdad van a suponer una merma a la libertad de información.
En Polonia gobierna con mayoría absoluta la formación Ley y Justicia (PiS), heredera del sindicato cristiano Solidaridad, desde el pasado mes de octubre de 2015. Su candidata, Beata Szydlo (en la imagen), asumió en noviembre el cargo de primera ministra. Aunque el partido lo dirige el exprimer ministro Jaroslaw Kaczynski. La formación controla ambas cámaras parlamentarias, mientras que el presidente del país, Andrzej Duda, está también vinculado al partido. Ley y Justicia propuso durante la campaña electoral aumentar el gasto social, elevar los impuestos para quienes ganan más, renacionalizar los sectores estratégicos o reducir la edad de jubilación (elevada hace dos años por los liberales), medidas que le han valido el total apoyo de los sindicatos locales. También propone defender la familia, la vida y la atención a las clases más desfavorecidas; así como el respeto a la iglesia Católica como referente para la sociedad. Aunque dos de sus últimas medidas han provocado polémica: la reforma del Tribunal Constitucional y la nueva ley de medios de comunicación públicos. Por ejemplo, el eurocomisario de Economía, el alemán Günther Oettinger, advirtió este domingo que las instituciones europeas actuarán "en consecuencia" ante las reformas adoptadas por Polonia para limitar la independencia del Tribunal Constitucional o la nueva ley de medios de comunicación públicos. "Todo apunta a que vamos a tener que activar los mecanismos legales pertinentes", apuntó Oettinger, según DW. Aunque todavía está por ver el alcance de las nuevas leyes y si de verdad van a suponer una merma a la libertad de información. Y es que algunos medios acusan al nuevo Gobierno polaco por todo lo que haga por el mero hecho de ser un partido de raíces cristianas que defiende la Doctrina Social de la Iglesia. Andrés Velázquez [email protected]