• Sigue los pasos de Aznar, que renovó gratis las centrales hidroeléctricas.
  • Alberto Nadal anuncia la paralización del Plan General de Residuos Radioactivos hasta que se despejen las dudas sobre el Almacén Temporal Centralizado, en Villar de Cañas.
En el año 2013, el Ministerio de Industria, Energía y Turismo comenzó la elaboración de un nuevo Plan General de Residuos Radioactivos (PGRR). Había que hacerlo porque el último plan aprobado –el sexto, que aún está vigente- data de 2006. Pues bien, en ese plan, el Gobierno plantea dos escenarios: que la vida útil de las centrales nucleares sea de 40 o de 50 años. Esto tiene su importancia, porque es la primera vez que, de manera oficial, el Ejecutivo plantea que las nucleares funcionen durante 50 años sin tener que solicitar una ampliación. Por cierto, la tendencia mundial es que la vida de las nucleares sea de 60 años. Ahora bien, el Gobierno olvida lo más importante: el canon. Es lo mismo que hicieron en su día José María Aznar y su entonces ministro de Industria, Josep Piqué, cuando renovaron gratis las concesiones de las centrales hidroeléctricas. Y ha sido una de las quejas de las renovables contra el Gobierno: nos rebajan las primas y nos suben los impuestos, pero la centrales hidroeléctricas no pagan nada. Lo lógico hubiera sido, como sucede con cualquier otra concesión, que se renovaran los contratos de explotación previo pago de un canon. En cualquier caso, tendremos que esperar para conocer el contenido definitivo del nuevo PGRR. Y es que el secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal (en la imagen), ha anunciado este martes en el Congreso que la aprobación del texto se ha paralizado hasta que no se despeje la incertidumbre del Almacén Temporal Centralizado (ATC) de residuos nucleares, de Villar de Cañas (Cuenca). El caso es que la Junta de Castilla-La Mancha, gobernada ahora por el PSOE, está intentando paralizar el inicio de las obras, previsto a comienzos de 2016, ampliando una zona de protección medio ambiental. En este sentido, Nadal ha asegurado que el proyecto se llevará a cabo "sin ninguna duda". Si no fuera así, España tendría un problema serio con los residuos nucleares que actualmente se almacenan en las propias centrales. Pablo Ferrer [email protected]