• El portavoz Íñigo Méndez de Vigo recuerda al PSOE los grandes pactos de Estado ofrecidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la investidura.
  • Sobre la moción de censura de Podemos, Méndez de Vigo ironiza: "Hubo más gente vitoreando al Real Madrid que al señor Iglesias Turrión".
Había interés por conocer cuál sería la reacción del Gobierno ante la victoria de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE. Pues bien: el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo (en la imagen), ha asegurado este lunes que el Ejecutivo no está preocupado por la moción de censura presentada por Podemos después del triunfo de Pedro Sánchez en las primarias del PSOE, informa RTVE. "Es importante que el PSOE se sume a la gobernabilidad en España. Tenemos una responsabilidad muy importante que es mantener el crecimiento económico", ha subrayado el portavoz del Ejecutivo, que también ha recordado los grandes pactos de Estado ofrecidos por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en la investidura. "El Gobierno quiere trabajar con el nuevo secretario general como con el resto de los grupos parlamentarios", ha asegurado. El ministro ha recalcado que España tiene "una estabilidad que es importante" para que el crecimiento económico, que ha retratado como "el mayor de la eurozona y que este año será mayor que el de Estados Unidos, Alemania o Reino Unido", se traduzca en progreso social. Y, junto a los pactos que propuso Rajoy -sobre educación, empleo o pensiones, entre otros- ha mencionado el "reto secesionista", donde espera que esté el PSOE, "que es un partido de gobierno, que juega un papel muy importante". Preguntado si teme ahora que la moción de censura de Podemos pueda ahora salir adelante después de la victoria de Pedro Sánchez, Méndez de Vigo ha recordado que ha sido el propio Pablo Iglesias quien ha reconocido que su iniciativa no tiene posibilidades de prosperar. "Podemos pierde fuelle. Lo vimos en esa movilización. Hubo más gente vitoreando al Real Madrid que al señor Iglesias Turrión", ha ironizado el portavoz del Gobierno, que ha alertado de que Iglesias es una persona que cuanto más se conoce "menos gusta". Ante esta situación, Méndez de Vigo ha insistido en que el Gobierno no está preocupado por la moción de censura y ha avanzado que el Ejecutivo seguirá trabajando para el conjunto de los ciudadanos, no para los militantes de uno u otro partido. Recordemos que en una moción de censura, Rajoy podría tener 180 votos en contra, sumando los de Podemos, PSOE, CDC, ERC, PNV y Bildu. Pero, tras la pasta que se ha llevado el PNV en su pacto con el PP para aprobar los presupuestos, es difícil que los vascos se lancen a semejante aventura… Andrés Velázquez [email protected]