• Rajoy arremete contra los populismos y en defensa de los partidos tradicionales.
  • Pero olvida el efecto Trump.
  • Porque la izquierda clásica se ha convertido en progresismo y la derecha clásica en paganismo.
  • Y busca una legislatura completa (o dos, o tres).
  • Eso sí, se ha bunkerizado en Moncloa.
  • Ya no se fía de nadie: ni de Moncloa ni de Génova.
  • Y no tiene la menor intención de nombrar sucesor.
  • Sólo teme al caso Bárcenas.
  • ¿Lo que más le preocupa? ¿Quién será el nuevo secretario general del PSOE?
Entrevista con Mariano Rajoy (en la imagen) The Wall Street Journal (WSJ). En un discurso, no muy habitual en él, ha hecho de ideólogo y líder europeo. No está mal, pues, hasta aquí, más que presidente parecía el Ceo de España S.A. Ha cargado contra los populismos y ha asegurado que igual que han llegado pueden irse y desaparecer. ¿A que no, Marino? Al menos, hay tres problemas en la postura marianista:
  1. No explica el éxito de los populistas. ¿Por qué han llegado donde han llegado? ¿Sólo por la crisis? Eso no se lo cree ni él.
  2. Son los suyos o los nuestros. Rajoy no distingue entre populismos de izquierda  (como Podemos) o populismos de derecha, como el Frente Nacional. Un disparate importante porque, de ese modo, Rajoy no está llamando a las cosas por su nombre: comunismo o fascismo.
  3. El efecto Trump. Los norteamericanos votaron a Trump porque estaban hartos los partidos tradicionales, de la tradicional izquierda convertida en progresismo, y de la tradicional derecha convertida en paganismo.
En cualquier caso, la salida en WSJ supone un antes y un después. Según una de las personas más próximas al presidente, "Mariano ya ha superado su 'depre' de 2016. Ahora se siente imprescindible para el país". Eso sí, se ha bunkerizado: no se fía ni de Moncloa ni de Génova y no tiene la menor intención de nombrar sucesor. Tampoco juega ya a media legislatura y retirada a Galicia. Es más, si puede seguirá toda la legislatura: y otra más. Hasta el infinito y más allá. Administrar bien los tiempos, ese es su lema. Y el segundo: cuando llueve, escampa, pues la gente tiene Alzheimer. Dos sombras en el horizonte: el caso Bárcenas, los sobresueldos que presuntamente cobró Rajoy como presidente del PP. Y fíjense si estará tranquilo el señor presidente que lo único que le preocupa es quién será el nuevo secretario general de PSOE. El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, asegura que "nuestra acción política es con Ciudadanos, pero lo cierto es que Rajoy está en plan partido clásico y lo que quiere es el apoyo del PSOE. De Ciudadanos y de Podemos sólo espera eso, que se difuminen y desaparezcan. Eulogio López [email protected]