• La clave está en las exigencias de saneamiento para la desconsolidación de los activos inmobiliarios, que le imponga el Banco de España.
  • Y luego, claro está, hay que contar con la CNMV por aquello de la valoración del mercado.
  • En definitiva, ni fondos ni bancos de inversión interesados en el proyecto Sunrise darán un paso al frente hasta conocer las condiciones definitivas de la operación.
Mucho se está escribiendo acerca del proyecto Sunrise, del Banco Popular, y con razón: el futuro de la entidad -así, como suena- depende del desenlace final de esta operación cuya fecha de ejecución es el primer trimestre de 2017. Lo cierto es que el tiempo corre y las novedades son escasas. Una cosa está clara: Luis de Guindos (en la imagen) tiene la última palabra. ¿Por qué digo esto? Porque la clave de todo, es decir, lo que marcará la viabilidad o no de la operación, está en las exigencias de saneamiento que le impongan al Popular para llevar a cabo su proyecto Sunrise, esto es, la desonsolidación de los activos inmobiliarios. Evidentemente, las condiciones no saldrán directamente de Economía sino del Banco de España, pero tengan por seguro que la mayor o menor dureza de las mismas está en manos del ministro. Para entendernos: ¿Que usted quiere desconsolidar hasta 6.000 millones de euros en activos tóxicos? De acuerdo, pero para sacar del balance 6.000 millones, antes tiene que sanear esa cartera en un tanto por ciento. La clave está en ese porcentaje. Y luego, en un segundo momento, habrá que contar con la CNMV por aquello de la valoración del mercado. ¿Que quiere sacar a bolsa Sunrise? Perfecto, pero antes habrá que conocer las tripas de la sociedad, esto es, los activos con los que cuenta. No es lo mismo una promoción en un pueblo de Extremadura -con todos los respetos hacia esa gran región- que en plena 'milla de oro' madrileña. Y la CNMV no está ahora mismo para bromas, y mucho menos su nuevo presidente, Sebastián Albella. En definitiva, ningún fondo de capital riesgo ni ningún banco de inversión -Bloomberg asegura que ya hay cuatro- darán un paso al frente hasta conocer las condiciones definitivas de la operación. Es lógico. Y Guindos lo sabe. Pablo Ferrer [email protected]