• El primer secretario de Estado, Damian Green, renunció a su cargo después de que una investigación concluyera que mintió sobre la pornografía que las autoridades encontraron en su ordenador, en 2008.
  • Además, la periodista y activista conservadora Kate Maltby le acusó de tener una actitud "inapropiada" con ella.
  • Y en noviembre, el ministro de Defensa, Michael Fallon, dimitió tras haberse visto salpicado por un escándalo de acoso sexual.
  • La salida del vice primer ministro merma un poco más la imagen del Ejecutivo de May, ya perjudicada por las dimisiones de dos de sus miembros.
El primer secretario de Estado del gobierno británico, Damian Green (en la imagen), renunció a su cargo después de que una investigación concluyera que mintió sobre la pornografía que las autoridades encontraron en 2008 en su computadora de trabajo, informa Crónica. El informe imputa a Green "falta de la honestidad que requiere el código ministerial". El político, de 61 años y mano derecha de la primera ministra, Theresa May, llegó al cargo en junio, y esto mientras ya estaba siendo investigado por este caso, y por otro caso de acoso sexual que denunció la periodista Kate Maltby en 2015. Una acusación que Green siempre ha negado, pero que la propia investigación interna del gobierno considera creíble. Green fue sometido a una investigación interna después de que la periodista y activista conservadora Kate Maltby se quejase de que el político había tenido una actitud "inapropiada" con ella durante unas reuniones de carácter privado. Tras esa denuncia, los medios revelaron que la Policía había encontrado en 2008 material pornográfico en el ordenador de Green durante una pesquisa relacionada con unas filtraciones del Gobierno. En su carta de dimisión, el hasta ahora número dos de la premier, y uno de los más europeístas del gabinete, se disculpó. El exdetective escocés, Neil Lewis, confirmó el 1 de diciembre a la BBC que en el 2008, durante otra investigación, halló miles de fotografías pornográficas en la computadora del secretario de Estado. La dimisión de Damian Green, "número dos" del Gobierno británico supone otro revés para la primera ministra, Theresa May, al frente de un Ejecutivo en minoría y en medio de las negociaciones del "Brexit". May se declaró "extremadamente triste" por haber tenido que exigir la dimisión de alguien a quien conocía desde la universidad, y recordó que ambos han sido "amigos y colegas a lo largo de sus vidas políticas". Damian Green representaba uno de los escasos apoyos incondicionales de May, que tiene que gestionar un gobierno dividido por la cuestión del Brexit y ante el que tendrá que imponer su autoridad para resolver ciertos asuntos esenciales en las negociaciones sobre la futura relación del Reino Unido con la Unión Europea, que empezarán en 2018. La salida del viceprimer ministro merma un poco más la imagen del Ejecutivo, ya perjudicada en noviembre con las dimisiones de dos de sus miembros. El ministro de Defensa, Michael Fallon, dimitió tras haberse visto salpicado por un escándalo de acoso sexual, mientras que Priti Patel, secretaria de Estado para el Desarrollo Internacional, tuvo que dejar sus funciones por haber mantenido reuniones en secreto con altos responsables israelíes, recogió El País. Andrés Velázquez [email protected]