• El fiscal pide detener a los querellados si no comparecen cuando se les cite.
  • Puigdemont se encuentra en Bruselas. ¿Se ha dado el piro?
  • La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, reconoce la derrota del separatismo: desconvoca la reunión de la Mesa prevista para el martes a las 10 horas porque la Cámara "se ha disuelto".
  • ERC también la reconoce: "El 21 de diciembre encontraremos la manera de participar".
  • Al igual que el PdeCAt: "Señor Rajoy, nos vemos en las urnas".
  • Y la normalidad está siendo la "tónica general" en el primer día laborable en las instituciones catalanas después de la aplicación del artículo 155.
  • Una persona mostraba esta mañana un cartel con la leyenda "50.000 personas sin hogar" en la plaza del Palau de la Generalitat: el mayor reproche al separatismo.
El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha anunciado este lunes la presentación de dos querellas por "rebelión, sedición, malversación" y otros delitos conexos en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional contra los políticos responsables de la declaración de independencia de Cataluña del pasado viernes que ha desembocado en la intervención de la autonomía por parte del Gobierno. En las dos querellas se solicita que sean citados los querellados, atendiendo a la gravedad de los hechos y los delitos imputados, explica el fiscal general del Estado. La querella contra los miembros del Govern se presenta en la Audiencia Nacional porque ya no son aforados. En concreto, la querella presentada por la Fiscalía General del Estado en la Audiencia Nacional va contra Carles Puigdemont, Oriol Junqueras, Jordi Turul, Raül Romeva, Antoni Comín, Josep Rull, Dolors Bassa, Meritxell Borràs, Clara Ponsatí, Joaquim Forn, Lluís Puig, Carles Mundó, Santiago Vila y Meritxell Serret. Mientras que la querella contra los miembros de la Mesa del Parlament se realiza en el Supremo porque la mayoría conservan su aforamiento al formar parte de la Diputación permanente de la cámara catalana, según ha explicado Maza. En concreto, va contra Carme Forcadell, Lluís María Corominas, Lluis Guinó, Anna Simó, Ramona Barrufet y Joan Josep Nuet. Las querellas presentadas por la Fiscalía General del Estado ante la Audiencia Nacional y el Supremo contra los dirigentes del proceso soberanista solicitan la citación urgente de los investigados y, en caso de incomparecencia, su "inmediata detención". En ese sentido, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont se encuentra en Bruselas, según Europa Press. Puigdemont se desplaza a Bélgica un día después de que un secretario de Estado provocase una polémica al abrir la puerta a la concesión de asilo al expresident, oferta que negó después el primer ministro. Por su parte, la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha desconvocado la reunión de la Mesa prevista para el martes a las 10 horas porque la Cámara "se ha disuelto", han explicado a Europa Press fuentes parlamentarias. De esa forma, reconoce implícitamente la derrota del separatismo ante el Estado de Derecho. Una derrota también reconocida implícitamente por ERC, cuyo portavoz, Sergi Sabrià, ha comparecido en rueda de prensa: "Nosotros no agredimos las urnas como hicieron ellos. El 21 de diciembre encontraremos la manera de participar. El 21 de diciembre debe ser una oportunidad más para consolidar la república". El PdCAT también confirma que se presentará a las elecciones y reconoce también implícitamente la derrota. "Señor Rajoy, nos vemos en las urnas", ha dicho Marta Pascal, coordinadora general del partido en una conferencia de prensa. En otro orden de cosas, el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, dice que la normalidad está siendo la "tónica general" en el primer día laborable en las instituciones catalanas después de la aplicación del artículo 155 de la Constitución. Precisa que "no hay más remedio" que acatar las decisiones del Gobierno central. Además, el Gobierno está dando "unas horas" a los cargos destituidos, siguiendo el principio de "intervención mínima", según ha contado el ministro del Interior. Y esto es muy bueno: una persona mostraba esta mañana un cartel con la leyenda "50.000 personas sin hogar" en la plaza del Palau de la Generalitat, en el primer día laborable tras la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución para hacer frente al desafío secesionista en Cataluña, en lo que ha sido el mayor reproche al separatismo. Andrés Velázquez [email protected]