• En definitiva, que los delitos de odio no terminen en que no se pueda decir nada.
  • Sánchez Melgar afirma que en 2016 hubo 29 investigaciones por delitos de odio, 46 escritos de calificación y 29 sentencias. Pero prevé aumentos.
  • No olvida la violencia de género: avala perseguir a hombres que se esconden en perfiles anónimos para acosar a mujeres en la red.
  • Mientras, "la Fiscalía Anticorrupción goza de buena salud": pasa de 371 procedimientos judiciales en 2015 a 524 en 2016.
  • Cataluña. Insiste en que "no hay presos políticos": sólo procesos en fase de instrucción para depurar responsabilidades por presuntos delitos.
  • Recuerda que no le gustan las filtraciones y defiende la independencia de la fiscalía, así como la figura del fiscal instructor.
El fiscal general del Estado, Julián Sánchez Melgar (en la imagen), quiere cambios, sobre todo, fijar doctrina en delitos de odio y regular el uso de las redes sociales. Así ha quedado patente en su comparecencia ante la Comisión de Justicia en el Congreso para dar cuenta de la Memoria de la Fiscalía de los años 2015 y 2016, aunque no se corresponden con su mandato que empezó hace escasos tres meses. Sánchez Melgar ha afirmado que en 2016 hubo 29 investigaciones por delitos de odio, 46 escritos de calificación y 29 sentencias. Pero prevé que estas cifras aumenten por el elevado uso de las redes sociales, por ello aboga por una correcta regulación de su empleo como medio de comisión de delitos, tipificando conductas que a día de hoy se amparan en el anonimato. Pero, afortunadamente, Melgar ha reconocido que hay que buscar un equilibrio entre delitos de odio y libertad de expresión. En definitiva, que los llamados delitos de odio no terminen en que no se pueda decir nada. Durante su comparecencia parlamentaria, Melgar no olvidó la violencia de género, avalando la persecución penal de los hombres que se esconden en perfiles anónimos para acosar a las mujeres en Internet y las redes sociales. Muy progre, como ven, al hablar sólo de la mujer como víctima. En cuanto a las cifras, ha recordado que en el último año murieron 52 mujeres y 28 menores quedaron huérfanos. Mientras, la fiscalía también lucha contra la corrupción. De hecho, "la Fiscalía Anticorrupción goza de buena salud", ha afirmado Sánchez Melgar, pues se ha pasado de 371 procedimientos judiciales en 2015 a 524 en 2016. En cuanto a Cataluña, Sánchez Melgar ha subrayado no tiene nada que decir y ha insistido en que "no hay presos políticos" porque no se están persiguiendo ideas políticas. "Estamos siguiendo unos procesos en fase de instrucción para depurar posibles responsabilidades por unos presuntos delitos de rebelión, sedición, malversación desobediencia o prevaricación", ha explicado. Sánchez Melgar ha recordado que no le gusta que haya filtraciones, las cuales deben ser consideradas una mala práctica. También ha defendido la independencia del Ministerio Público, que en su opinión debe estar desanclado del Ministerio de Justicia y tener su propio presupuesto y régimen administrativo. Además, ha vuelto a proponer la figura del fiscal instructor, pues los fiscales están preparados para asumir la instrucción en el procedimiento penal (algo que ahora hace el juez). Cristina Martín [email protected]