• Liberbank cierra la sesión bursátil de este jueves con una caída del 18,3%.
  • La entidad atraviesa una situación complicada: el negocio típico no marcha y la morosidad no baja lo suficiente.
  • Las opciones de Menéndez: o más capital o venta.
  • Y en medio, la negociación para un nuevo ERE que afectará a 525 trabajadores hasta 2019.
Comer, rascar y especular, todo es empezar. Tras el Popular, llega el turno de Liberbank. El banco que surgió de la fusión de Cajastur, Caja de Extremadura, Caja Cantabria y CCM, se ha desplomado en bolsa este jueves con una caída del 18,3%. Los títulos de la entidad han cerrado a 0,8 euros por acción. Pero la cotización bursátil no es lo más importante, ni mucho menos. El problema de Liberbank es que no logra enderezar el rumbo. Durante el primer trimestre del año, el negocio típico retrocedió significativamente: el margen de intereses cayó un 12,2% y las comisiones, un 11,8%. Al mismo tiempo, la mora continúa alta (13%), hasta el punto de convertirse en el gran lastre de la entidad que dirige Manuel Menéndez. En este contexto, las opciones son dos: o ampliación de capital o venta. Lo primero parece inviable, tal y como están las cosas, y más aún con la ampliación del Santander a la vista. Mucho más factible se presenta la segunda opción: la venta. Y el candidato lógico para hacerse con Liberbank es Caixabank. Ahora bien, su presidente, Jordi Gual, insiste en que, de momento, tienen mucho trabajo con el portugués BPI. Mientras tanto, la dirección de Liberbank ha planteado un nuevo ERE a los sindicatos. El banco asegura que la política monetaria expansiva del BCE, mantenida durante tanto tiempo, le ha llevado a tomar esta medida. Y no le falta razón. En cualquier caso, tras la reunión celebrada el miércoles, las espadas siguen en todo lo alto. La entidad ha ofrecido prejubilaciones con hasta el 80% del sueldo y compensaciones de 30 días por año trabajado. De momento no hay nada decidido. Lo que sí está claro es que el favor al Santander amenaza con provocar una crisis bancaria en cadena. Atentos. Pablo Ferrer [email protected]