• El Estado vació la Administración central durante la Transición, con el envío de funcionarios a las CCAA.
  • Así que ahora quiere otros 19.000 funcionarios para llenarla.
  • Además de otros 28.000 funcionarios para las comunidades autónomas; y 20.000 para las entidades locales.
  • Conclusión: multiplicación de funcionarios y jubilación de los que tienen mayor experiencia.
El Gobierno firmó ayer un acuerdo con los sindicatos UGT, CCOO y CSIF para reducir en un 90% la temporalidad entre el personal del sector público en el plazo de tres años. El acuerdo supondrá la consolidación entre 2017 y 2019 de 250.000 plazas ocupadas por interinos, lo que reducirá a un 8% la tasa de temporalidad, que en la actualidad ronda el 23%. Del total de plazas, 129.700 corresponden al sector de la Sanidad, otras 98.807 a Educación y 8.564 a Justicia. El acuerdo también establece que la Oferta de Empleo Público para 2017 incluirá alrededor de 67.000 plazas, de las que 19.000 se convocarán en la Administración General del Estado; 28.000, en las comunidades autónomas; y 20.000, en las entidades locales. Con esta oferta se cubrirá la reposición del 100% del empleo público. Es decir, que se van los funcionarios con mayor experiencia, los mejores. Y hay que recordar que el Estado vació la Administración central durante la Transición enviando funcionarios a las CCAA. Sin embargo, con el acuerdo de ayer quiere otros 19.000 funcionarios para llenarla, después de haberla vaciado. Si vemos la jugada desde el lado autonómico, tras llenar las CCAA de funcionarios en la Transición, ahora encima el Gobierno quiere destinarles otros 28.000 funcionarios nuevos; y otros 20.000 para las entidades locales. Así que la conclusión es clara: multiplicación de funcionarios y jubilación de los mejores. Todo lo cual lleva a la siguiente pregunta: ¿es un buen negocio para los españoles semejante gasto en funcionarios? Andrés Velázquez [email protected]