• El ejército de Irak lanza la ofensiva final para recuperar Mosul, bastión de los yihadistas.
  • Y este domingo, rebeldes sirios, apoyados por las fuerzas turcas, han arrebatado al EI el control de la localidad siria de Dabiq.
Tropas del ejército iraquí, con la ayuda de fuerzas aliadas, han comenzado en la noche de este domingo una ofensiva armada para arrebatar al Estado Islámico (EI) la ciudad norteña de Mosul, bajo control del grupo terrorista desde junio de 2014, informan agencias. La operación militar para reconquistar Mosul, la segunda población más grande de Irak, había sido planeada desde hacía meses. Antes del comienzo de la operación se lanzaron sobre la ciudad miles de panfletos advirtiendo a los ciudadanos que el comienzo de la ofensiva armada era inminente. El primer ministro iraquí Haider al-Abadi, flanqueado por altos jefes militares, se ha dirigido a la nación a través de la televisión iraquí para informar al país de que había ordenado el comienzo de la ofensiva. "El momento de la victoria ha llegado", "Hoy he declarado el comienzo de esta victoriosa operación para libraros de la violencia y el terrorismo del Daesh", ha afirmado al-Abadi. "La coalición internacional apoya  a las fuerzas de seguridad iraquíes, los peshmerga kurdos y al pueblo iraquí en el difícil combate que tienen por delante", dijo el secretario de Defensa de EEUU Ashton Carter. El Estado Islámico tiene su otro gran feudo en la ciudad de Raqqa, en el noreste de Siria, y sus combatientes y dirigentes, acompañados de sus familias, se han movido entre esta localidad y Mosul en otras ocasiones. También este domingo, rebeldes sirios, apoyados por las fuerzas turcas han arrebatado al Estado Islámico el control de la localidad siria de Dabiq, símbolo religioso de los radicales y uno de sus feudos en la provincia de Alepo. Y mientras, en Alepo, doce civiles han muerto este lunes en bombardeos aéreos, lo que eleva a 45 el número de muertos en esta ciudad del norte de Siria en las últimas 24 horas, según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH). Alepo, segunda ciudad de Siria y una baza importante del conflicto, está dividida desde 2012 entre los barrios del este en poder de los opositores al presidente Bashar el Asad –entre ellos los yihadistas del Estado Islámico-  y los del oeste controlados por el régimen. Recordemos que Moscú ha denunciado la utilización de escudos humanos por los rebeldes yihadistas en la zona que dominan en Alepo. Además, los yihadistas de Alepo están realizando "matanzas en masa de civiles", especialmente de cristianos. Andrés Velázquez [email protected]