• El Consejo Empresarial para la Competitividad pelea a favor del PP... salvo Ana Botín
  • La presidenta del Banco Santander no tiene las mismas miras políticas y no está por la labor de apoyar a los 'populares'. Paradójicamente, ahora recibe elogios de Podemos.
  • Sin embargo, su padre temía el auge de la formación de Pablo Iglesias y que la división del voto provocara un escenario político de ingobernalidad.
  • Por su parte, el resto de grandes empresarios del CEC se inclina por apoyar a los 'populares', pero no a Rajoy.
  • Su entrada en política opta por el lado femenino de los dos grandes partidos: Soraya en el PP y Susana Díaz en el PSOE.

Parece que el ambiente en el Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) vuelve a estar algo enturbiado, por lo menos en lo que a cuestiones políticas se refiere. Y es que no todos los grandes empresarios que forman esta especie de asamblea de notables están dispuestos a apoyar al PP, hay una nota discordante.

Esta es precisamente la última persona que se ha incorporado al CEC, es decir, la actual presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín. Recuerden que su entrada en este Consejo, al igual que en la presidencia de la entidad, se produjo tras el fallecimiento de su padre, Emilio Botín.

Pero no es la única distorsión que ha protagonizado en el CEC, recuerden que la presidenta del Banco Santander ya lo rompió el pasado mes de octubre. Concretamente, no asistió a la reunión donde se preparó la presentación del Informe España 2018, una proyección optimista sobre la situación de la economía española. El motivo fue un viaje a Londres, pero las alarmas saltaron en el núcleo duro del poder económico español y principal interlocutor con el Ejecutivo. César Alierta, 'número 1' del CEC y presidente de Telefónica, fue el encargado de recomponerlo con un almuerzo y hacer que las aguas volvieran a su cauce.

Sin embargo, sólo fue una tregua y ahora vuelve a haber discrepancias. Parece que Ana Patricia Botín no tiene las mismas miras políticas y no está por la labor de apoyar al PP. Es más, ahora hasta recibe elogios de Podemos. Aunque su padre, cuatro días antes de morir, comentó en una cena con periodistas que temía el auge de la formación de Pablo Iglesias y que la división del voto provocara un escenario político de ingobernalidad.

Por su parte, el resto de grandes empresarios del CEC se inclina por apoyar a los 'populares', pero no a Mariano Rajoy. Como contó Hispanidad la semana pasada, su entrada en política opta por el lado femenino de los dos grandes partidos, ya que quieren a Soraya Sáenz de Santamaría en el PP y a Susana Díaz en el PSOE.

Todo esto pone de manifiesto que en este peculiar Consejo no todos se mueven a una como en la Fuenteovejuna de Lope de Vega. Una especie de asamblea de notables formada por 18 grandes empresarios españoles, que se dividen en tres círculos.

El primero o principal es el trío compuesto por Alierta, Emilio Botín e Isidro Fainé (La Caixa). Ana Botín se ha descolgado del más poderoso lobby empresarial españo. Su intención es que Rodrigo Echenique, su hombre de confianza para España, ocupe su lugar en el CEC, pero es dudodo que Alierta y Faine lo acepten. Tras ellos, en la segunda línea, están Ignacio Sánchez Galán (Iberdrola), Francisco González (BBVA) y Antonio Brufau (Repsol). Y el resto, 12 grandes empresarios, en el tercer círculo: Pablo Isla (Inditex), Juan Roig (Mercadona), Dimas Gimeno (El Corte Inglés), Antonio Huertas (MAPFRE) o Florentino Pérez (ACS), entre otros. Por esta jerarquía no es ninguna tontería el hecho de que Ana Patricia Botín pudiera salir del CEC y Roig, pieza clave del Instituto de Empresa Familiar, está adquiriendo cada vez más peso. Además los del segundo escalón, Sánchez Galán, González y Brufau no tendrían ningún inconveniente en subir de puesto.

Lo cierto es que todas estas divisiones hacen difícil interpretrar la influencia del CEC en este año electoral. Rajoy quiere que sean una de sus puntas de lanza electorales, pero ellos no tienen nada claro su apoyo al PP, sobre todo por la actitud esquiva de la presidenta del Santander.

Cristina Martín


[email protected]