• Y perded toda esperanza en materia de deuda: el próximo anuncio será el desguace.
  • Solo se salva Santillana, que lo tiene que vender antes del 30 junio por exigencias de los acreedores (Telefónica, Santander, Caixabank y HSBC), como ya informara Hispanidad.
  • ¿Cómo es posible que PRISA haya ganado un 69,3% más durante el primer trimestre?
  • Por el área de Educación en Hispanoamérica, que ha aumentado más del 27%.
  • Pero cuidado: ha sido gracias al tipo de cambio, no a la mejora del negocio.
Son ya muchas veces las que desde aquí estamos prediciendo la caída del imperio de Juan Luis Cebrián (en la imagen) y, como consecuencia de ello, la del imperio PRISA. Pero el Sr. Cebrián tiene las propiedades del corcho: flota. Siempre está encima del agua, nunca se hunde. Las ilustres amistades que ha cosechado a lo largo de las décadas en las que el ex imperio manejaba en la sombra los hilos de la transición española, parece que le deben muchísimos favores y son conscientes de que Janli conoce muchas de sus 'miserias' y comparten con él maniobras inconfesables para mantenerse en el poder. Esto le está permitiendo ir salvando 'match ball' tras 'match ball'. Por ejemplo, uno de los últimos en los que veía ya cercana su sucesión dentro del Grupo y el nombramiento de César Alierta como presidente. Pero otra vez los poderosos amigos y las 'razones de Estado' le han vuelto a salvar in extremis. Ahora bien, como viene sucediendo en las ultimas crisis de PRISA, la compañía se va dejando jirones en cada una de ellas, y esta vez parece que uno de los precios a pagar va a ser la venta de Santillana. Ya en el artículo de las cuentas del cierre del 2016 nos hicimos eco de la comunicación a la CNMV de las negociaciones para la venta del negocio de educación del Grupo. Y es que no les queda más. No pueden sacarse más conejos de la chistera, cuando menos en el ámbito económico. En el político conspirativo aún parece que le quedan algunos, al menos mientras pueda ser útil. En cuanto a lo económico, las cuentas del primer trimestre de este año lo dejan clarísimo, a pesar del espejismo que suponen los 21,9 millones de euros (M€) de resultado neto que, respecto a los del mismo periodo de 2016, suponen un 69,3% más. El problema, aparte de la continua contabilidad creativa que sigue practicando con sus fondos de comercio, que continúan creciendo y se sitúan en 594,5M€, es que solo el negocio de educación es capaz de mantener la cuenta de resultados. De los 362,5M€ de ingresos de explotación conseguidos en este primer trimestre ( 11,7%), solo educación ha conseguido 215,6M€ ( 28,1%) y de ellos, la mayor parte en Hispanoamérica, donde crecen en un 27,1% gracias a la favorable situación de los tipos de cambio, en especial en Brasil. Vamos, que aumentan gracias a situaciones coyunturales, no a mejora de negocio. El resto de áreas de negocio, fatal. Prensa: los ingresos se han visto reducidos en un 12% y el resultado de explotación ha sido de -4M€. Lo peor es que no tiene visos de mejorar y ya en el pasado ejercicio, El País necesitó una inyección de liquidez. Al final, ni la cabecera del diario tendrá valor como continúen por estos derroteros. Las cifras del OJD de marzo indican una circulación de la enseña periodística de PRISA de 29.146 ejemplares menos que en 2016. La otra enseña en comunicación de PRISA, la radio, tampoco aporta ya los ingresos que el grupo necesita: solo crecen 1,1M€. Con un resultado de explotación de -1,1M€ deja muy claro lo residual de un negocio que languidece y que tiene una difícil colocación en el caso de una venta para mejorar los pobres resultados del grupo. Del resto, solo destacar Media Capital que, a pesar de dejarse un 16% respecto a 2016, presenta un resultado de explotación de 3,1M€. El hueso de la compañía sigue y seguirá siendo la deuda financiera. Ya no queda nada por vender, salvo Santillana, que lo tiene que vender antes del 30 junio por exigencias de Telefónica, Santander, Caixabank y HSBC, como ya informara Hispanidad. Y es que los acreedores no parecen dispuestos a seguir cambiando préstamos, aunque estén impagados por deuda subordinada que, aunque tenga la misma probabilidad de cobrar, es decir mínima de no ser que se produzca un milagro, por lo menos conservara una mejor calificación a la hora del desguace, en el caso de que llegue y, cuando menos, una dignidad de no rendirse a las presiones del ex imperio. Así, la deuda bancaria ha crecido en 3,63M€ este primer trimestre. Lo peor de esto es que las esperanzas de reducir deuda se han reducido prácticamente a cero, ya que la generación de efectivo empieza a ser una quimera y el próximo paso es el anuncio del desguace. Y lo peor de esto es que los acreedores están perdiendo el 'miedo' al poder que representa Janli, que podrá seguir dando sus batallas mediáticas, pero ya se empiezan a atisbar las disensiones entre los socios, seguramente muy nerviosos por ver qué parte de su inversión van a poder recuperar y cuándo. De momento solo tenemos la comunicación a la CNMV que, conociendo al personaje, puede ser una cortina de humo para poder seguir cobrando su importante sueldo, afianzar una jubilación más que jugosa y continuar gozando de una plataforma desde donde seguir medrando en la política española. Por cierto sé que les va a resultar difícil para continuar haciendo triles, pero los señores de PRISA deberían leer las últimas recomendaciones de la CNMV a propósito de la utilización, en las comunicaciones públicas, de métricas como el ebitda, ebit y otras que la compañía utiliza profusamente para no explicar lo inexplicable: que se encuentran en una muy triste situación financiera. Es lo que hay. Rodrigo de Silos [email protected]