• No se va ni el Ceo del holding, Willie Walsh, ni el de British Airways, Álex Cruz.
  • La empresa lanza un argumentario para justificar el desastre de la antigua aerolínea de bandera inglesa... sin ceses.
  • La tesis es que todo se debió a un fallo en el suministro eléctrico.
  • Ni indios ni logística tuvieron la culpa, pero ¿por qué se tardó más de tres días en resolverse? Incógnita.
Tras el caos de British Airways (BA) ha quedado patente el desastre de International Airlines Group (IAG). Pero no se preocupen, dentro de este holding formado ya por cinco aerolíneas -BA, Iberia, Aer Lingus, Vueling y Level- cunde el mensaje de que no hay culpables, se quedan todos. Es decir, ni se va el Ceo de IAG, el irlandés Willie Walsh, que es quien de verdad manda, ni tampoco el Ceo de British Airways, el español Álex Cruz (ambos en la imagen), según fuentes de IAG. Y todo ello, a pesar de que la prensa española, cómo no, se ha cebado con su compatriota, mientras la prensa británica ha pedido la cabeza de ambos. IAG ha lanzado un argumentario para justificar el desastre de la antigua aerolínea de bandera inglesa sin ceses. La parte principal de este argumentario es que todo se debió a un fallo en el suministro eléctrico. Por tanto, ni los indios, que están al cargo de los servicios de tecnologías de la información externalizados, ni la logística tuvieron la culpa. Pero cabe preguntarse: ¿por qué si fue sólo un fallo eléctrico se ha tardado más de tres días en resolverse? Por ahora, seguirá siendo una incógnita. Cristina Martín [email protected]