• Este es el coste para todos los españoles de que se tenga que negociar el apoyo a los Presupuestos en el Congreso.
  • Lo que en la práctica da lugar a agravios comparativos con otras comunidades autónomas.
  • Ciudadanos hace el mohín de votar en contra de la renovación del cupo vasco pero no de su concreción en los PGE.
El País Vasco pagará 540 millones menos al Estado que el año pasado. Esta cifra es la rebaja que ha obtenido el Gobierno de Íñigo Urkullu (PNV) en el Cupo para 2017, debido a que se han descontado las políticas activas de empleo. Por tanto, el Cupo para este año ha pasado de los 1.300 millones iniciales a quedarse en 956 millones. Asimismo, el Estado devolverá al Gobierno vasco 1.400 millones por las discrepancias con el Cupo desde 2007 que existían entre las dos administraciones. El total suma 1.940 millones. En línea con el PNV, Nueva Canarias ya ha apuntado que, a cambio de su voto a las cuentas, exigirá la modificación del Estatuto de las islas y del sistema electoral, además de, según algunos medios, 500 millones para canarias. Así que este es el coste para todos los españoles de que se tenga que negociar el apoyo a los Presupuestos. Lo que en la práctica da lugar a agravios comparativos entre CCAA. En esa línea, el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ha anunciado este lunes que su partido votará en contra del cupo vasco ya que, a su entender, "ha sido un regateo o cambio de cromos" entre el Gobierno central y el del País Vasco para sacar adelante los presupuestos generales del Estado gracias al apoyo a última hora del PNV y a costa de la igualdad fiscal entre las comunidades autónomas, informa RTVE. Rivera ha aclarado en la rueda de prensa posterior a la reunión de la dirección semanal del partido que una cosa son los presupuestos generales del Estado, para los que el Gobierno de Mariano Rajoy ha contado con el apoyo del partido naranja y también del PNV para tumbar las enmiendas a la totalidad de las cuentas públicas, y otra el cupo vasco. Ha sostenido que ambas cuestiones no tienen "nada tiene que ver" y que su formación ha negociado con el PP las cuentas estatales "para España y para todos los españoles", con independencia de que determinados aspectos puedan beneficiar a una autonomía determinada, como puede ser el 'corredor mediterráneo', el 'corredor atlántico' o la 'Y vasca'. Así que Ciudadanos se opone al cupo pero no a la concreción del cupo vasco. Y de esa forma hace un mohín que le permite 'salvar los muebles' ante su electorado, que tira a jacobino y, por tanto, a centralista. Andrés Velázquez [email protected]