• Un paso más de las hijas de Isidoro para conquistar el máximo órgano de Gobierno y neutralizar a Florencio Lasaga.
  • A cambio, Dimas Gimeno salva otro 'match-ball': seguirá de presidente tras la Junta de agosto.
  • En principio, un año más.
  • Eso sí, el Comité de Dirección y el propio Del Pozo le someten a un férreo control.
  • Digamos que Dimas gobierna más que manda.
  • Eso sí, la crisis de Catar con Arabia Saudí beneficia a Lasaga: el jeque Al Thani tendrá que esperar para salir a bolsa.
Marta Álvarez Guil (en la imagen) continúa avanzando posiciones para controlar El Corte Inglés (ECI). El director general, Víctor del Pozo (en la imagen), su hombre de confianza, que no el de Dimas Gimeno, va a ser nombrado consejero de ECI. Si Florencio Lasaga, el hombre que aún retiene más poder en la Grupo, cede en el Consejo de julio, no habrá que esperar al de septiembre, tras la Junta de agosto. A cambio, eso sí, Dimas Gimeno salva otro 'match-ball': continuará como presidente de El Corte Inglés tras la Junta de Accionistas por otro año más. Recuerden que ya quisieron echarle en 2016 y no lo consiguieron. Y recuerden también que el precitado Lasaga ha decidido retrasar la salida a bolsa y mantener a Gimeno en el sillón de mando. Eso sí, Gimeno, como adelantara Hispanidad, debe reportar a un Comité Ejecutivo donde figuran todos los pesos pesados del Grupo y que somete la gestión a un férreo control. Por decirlo de alguna forma, Dimas Gimeno gobierna más que manda. Y eso que entre la clase empresarial madrileña se le empieza a valorar cada día más. En cualquier caso, Marta Álvarez ha conseguido colocar a su hombre de confianza, Víctor del Pozo, en el Consejo, lo que le otorgará mayor poder de decisión. Y ojo, porque del Pozo, que mantiene un pulso permanente con Dimas, aún no ha conseguido hacerse con la red comercial, mientras Lasaga, su gran amigo Carlos Martínez Echavarría y su pupilo Jesús Nuño de la Rosa, actúan de controladores, no sólo de Dimas Gimeno sino también de Del Pozo. Y por cierto, cuando Lasaga se jubile Nuño la Rosa ocupará su lugar. Un personaje singular este, curtido en Viajes ECI y que se entiende tanto con Lasaga como con las hijas de Isidoro Álvarez, Marta y Cristina, principales accionistas individuales del Grupo. Si se sigue el plan previsto, en El Corte Inglés del futuro habrá dos primeros ejecutivos: Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa. Y don Nuño todavía no es el otro director general del Grupo, que lo será, pero tiene puesto en el Consejo de todas las filiales, así como en la propia matriz. En paralelo, la crisis de Catar con sus vecinos de Arabia Saudí, ha servido para que el jeque Al Thani, propietario del 10% del capital, deje de incordiar con la salida a bolsa. Por el momento, no habrá estreno bursátil. Sobre todo, porque precipitar esa salida supondría malvender la empresa. En definitiva, el pulso continúa y no parece que eso afecte a la gestión de El Corte Inglés, que mejora, sí, aunque muy lentamente. Dimas Gimeno continúa de presidente con un número dos, Víctor del Pozo, al frente de una red que aún debe controlar y reforzar. A su vez, junto al Comité Ejecutivo creado meses atrás, fiscaliza la gestión tanto de Dimas Gimeno como Del Pozo. Y Florencio Lasaga sigue al frente del cotarro pero las hermanas Álvarez Guil ganan terreno. Y hay asignaturas pendientes. Por ejemplo, el cierre de actividades o centros en pérdidas. Ahí nadie se atreve a ponerle el cascabel al gasto. Y también algo por lo que suspira la plantilla: que acaben, o se reduzcan, los fichajes externos que, sinceramente, han proporcionado pocas satisfacciones. Eulogio López      [email protected]