• Las cifras de ventas que adelantó Hispanidad han cumplido el presupuesto en alimentación y complementos.
  • Pero no en confección de señora y ropa de caballero, por eso debe hacer una remodelación profunda del equipo.
  • Alberto Carbonell, responsable de Promoción Punto de Venta, salió el pasado sábado.
  • Fue uno de los fichajes de Borja de la Cierva, que ya no está en ECI, y de Leopoldo del Nogal, en línea de salida y sin mando.
  • Eran los encargados de la sección de moda y de las compras, pero su gestión ha sido mala. Además, iniciaron los fichajes de directivos externos: fracaso total.
El Corte Inglés (ECI) quiere enmendar el rumbo, tras las cifras de ventas del ejercicio 2016 adelantadas por Hispanidad. Por ello va a remodelar todo su equipo de moda, el punto más débil en ventas. Las cifras a las que ha tenido acceso este medio demostraron cómo se ha cumplido el presupuesto en alimentación y complementos, que además han subido sus ventas (un 2,57% y un 5%, respectivamente). Pero no ha sido así en confección de señora -antaño estrella del grupo- y ropa de caballero: se quedaron un 5% del objetivo y las ventas bajaron un 1,1% en señora y tuvieron un discreto alza ( 0,69%) en hombre. Por eso ECI debe hacer una remodelación profunda del equipo de moda. Alberto Carbonell, responsable de Promoción Punto de Venta, por tanto, el encargado de las implantaciones de moda del grupo que preside Dimas Gimeno, salió el pasado sábado. ¿El motivo? Su mala gestión, pues estaba más preocupado por cómo estaban colocados los almacenes de la tienda que cómo se implantaba el producto que estaba a la venta. Carbonell fue uno de los fichajes de Borja de la Cierva, que abandonó ECI el pasado mayo, y de Leopoldo del Nogal, que está en línea de salida y sin mando en plaza. Estos dos eran los encargados de la sección de moda y de las compras, pero su gestión ha sido un desastre. Además, conviene recordar que fueron los que iniciaron la política de fichajes de directivos y vendedores de otras compañía (es decir, externos), la cual ha sido un fracaso total. Cristina Martín [email protected]