• Se acabó el marchamo Aliada y la obsesión por el descuento.
  • Pero Marta Álvarez no consigue colocar a Víctor del Pozo en el Consejo. Quizás en la Junta de agosto.
  • Sale Leopoldo del Nogal. Ya sólo falta cifrar la indemnización.
  • Y con ello, Dimas Gimeno pierde otro apoyo.
  • La Comisión Delegada no varía. Pero, ojo, apréndase la composición real: Lasaga, Echavarría, Gimeno y Álvarez.
  • Es decir, 3 a 1. A día de hoy, en el Corte Inglés manda Florencio Lasaga.
  • Pero que quede claro: ECI no renuncia al buscar un CEO como primer ejecutivo.
  • No: seguimos sin acuerdo de accionistas Iasa-Mancor-Ceslar.
El Consejo de El Corte Inglés debía haberse celebrado el miércoles 26 pero se ha adelantado al martes 25, festividad de Santiago Apóstol, patrón de España. Y ha tomado una medida importante: no se trata de la desaparición de Hipercor, que ya fuera adelantada por Hispanidad en septiembre de 2016. De hecho, lo que ahora se toma es una medida jurídica consistente en la desaparición de la empresa, absorbida por la matriz. La marca irá desapareciendo poco a poco pero lo importante es lo que significa la operación para el negocio: significa que El Corte Inglés quiere volver a ser elegante para clases medias y e incluso altas, que se acabó el fenómeno Aliada. No, no es que vayan a terminar con la marca blanca-barata pero sí que Hipercor era para los barrios y El Corte Inglés (ECI) para el centro. Y ahora quieren volver a ser centros elegantes. Con esa antipatía que El Corte Inglés siente por los cierres de centros no rentables, algo que le ha traído más de un problema, lo cierto es que ECI está llamada a reducir perímetro y a estar en la calle Serrano y no en San José de Valderas, por decir algo. El Corte Inglés no quiere competir con Mercadona, aunque ha perdido un tiempo precioso y deberá recuperarlo. De de ello depende una masa laboral que, entre empleos propios y marcas afines o proveedores ligados, estaríamos en los 130.000 trabajadores. No es cosa de risa. Y ojo, la paz social todavía no existe. En este Consejo debería haberse nombrado a Víctor del Pozo, hombre de Marta Álvarez Guil, consejero de ECIcomo también adelantara Hispanidad. A lo mejor en el Consejo mismo de la Junta de agosto, pero por ahora no. Para entendernos, ahora mismo en El Corte Inglés manda Florencio Lasaga pero Marta Álvarez Guil y su hermana Cristina, hijas de Isidoro, capitanean una operación para que los propietarios (Iasa, Mancor y Ceslar), que casi rozan el 40%, más que la fundación Ramón Areces (37%), podrían dar un vuelco a los grandes almacenes. Que ahora mismo, dicho sea de paso, se rigen por la Comisión Delegada formada por cuatro personas: Florencio Lasaga, Martínez Echavarría, Dimas Gimeno y Marta Álvarez Guil. En términos futboleros: 3 a 1. Ahora bien, tampoco deduzcan que Lasaga está entusiasmado con Dimas. Digamos que le parece el mejor posible para parar a los propietarios. Y luego, en la línea ejecutiva, dos hombres. Víctor del Pozo para los centros y Nuño de la Rosa encargado de controlar a los centros y a los grupos industriales. Ahora bien, ojo, eso no significa que esta diarquía vaya a sustituir al presidente Dimas Gimeno. El Corte Inglés no ha renunciado a la búsqueda de un consejero, un CEO con plenos poderes ejecutivos. Y ahí entra el futuro de Dimas Gimeno, claro está. Eso sí, sale Leopoldo del Nogal, el histórico jefe de compras, puesto clave en El Corte Inglés. Ya sólo falta cifrar la indemnización. Y con ello, Dimas Gimeno pierde otro apoyo. Eulogio López [email protected]