• Supone desmantelar el 'cordón umbilical' entre la marca y su plantilla, además de una de las piezas clave de la empresa... y de sus 91.000 empleados.
  • Claro que también afecta a muchos trabajadores y directivos jubilados. Y el proceso ya ha comenzado.
  • Para ECI es una ruina: el cambio en los pagarés obedece a la mejora de su estructura financiera…
  • Para los trabajadores suponía asegurar una rentabilidad (ahora del 1,5% pero llegó a estar en el 5%). Pero eso se acabó
  • Sustituirá los pagarés por otras alternativas de ahorro e inversión, pero sin asegurar ninguna rentabilidad.

En El Corte Inglés (ECI), los trabajadores se han rebelado contra el fin de los pagarés internos. Este no es un tema baladí, ya que se trata de desmantelar el 'cordón umbilical' entre la compañía y su plantilla y una de las piezas clave de la empresa y de sus 91.000 empleados. Claro que también afecta a muchos trabajadores y directivos jubilados… Los pagarés internos que algunos empleados compraban y otros directivos recibían como una especie de bonus tenían una rentabilidad asegurada alta (llegó incluso al 5%), y aunque después, con el paso de los años, ha ido bajando (según los últimos datos estaba en el 1,5%), seguía siendo bastante buena dado el precio oficial del dinero. Claro que lo mejor de todo es que dicha rentabilidad era segura. Para El Corte Inglés, estos pagarés se han convertido en una auténtica ruina y cuando la deuda ha alcanzado cifras demasiado elevadas han optado por un proceso de refinanciación. Para ser exactos, se ha introducido la conversión al mercado de los pagarés internos en el proceso de refinanciación global de la deuda. Este ha incluido un 'arreglo' para los 1.200 millones de euros en pagarés internos que son propiedad de la plantilla, especialmente de cargos intermedios y jubilados. El cambio histórico en los pagarés obedece al "proceso de mejora de su estructura financiera para optimizar recursos y obtener las mejores condiciones del actual mercado financiero", como recoge la carta que han enviado a los empleados de ECI. Además, los grandes almacenes se permiten afirmar que la condición de titulares de pagarés "es una muestra de la confianza que ha depositado en esta Empresa. En el ánimo de poder seguir contando con dicha confianza y de prestarle el mejor asesoramiento en relación con la gestión de su ahorro", ECI ha diseñado unas alternativas de ahorro e inversión que pone a su disposición. Esto ha cabreado a los empleados porque dichas alternativas son productos que sí tienen riesgo y no tienen ninguna rentabilidad asegurada. Les gusta más lo de toda la vida. Ahora tendrán que elegir entre dos opciones: la alternativa de ahorro e inversión (una especie de fondo, donde tendrán que pagar una comisión) o amortizar sus pagarés. Eso sí, tienen plazo para ver qué hacer: los pagarés que venzan antes del 23 de abril pondrán ser renovados por un año más, pero los que venzan después de dicha fecha se mantendrán sin cambios hasta su vencimiento, cuando serán cancelados y su importe será reembolsado a sus titulares. Cristina Martín [email protected]