• A cambio, las hermanas Cristina y Marta Álvarez Guil no exigirán su cese.
  • Florencio Lasaga continuará siendo el hombre fuerte.
  • Y el financiero Óscar Fernández de Llano aparece como ejecutivo emergente.
  • En definitiva, se llega a la Junta de Accionistas del domingo con una paz no definitiva, pero paz a fin de cuentas.
  • Y no, no se ha llegado a un acuerdo.
  • Aunque las negociaciones entre los propietarios continuarán el lunes 29.
  • Y ojo, se aproxima la salida escalonada de Juan Hermoso: en noviembre, abandona la Fundación Ramón Areces.
  • La solución definitiva: ni ejecutivos mandando ni propietarios entrometiéndose en la gestión diaria.
La Junta de Accionistas de El Corte, Inglés, que se celebrará el domingo 28, presagiaba tormenta y, sin embargo, será pacífica… lo que no significa que se haya firmado la paz definitiva. Más bien convendría hablar de cuasi-acuerdo o, al menos, de acuerdo temporal, que no es poco pero tampoco es definitivo. Dos notas fundamentales: el presidente, Dimas Gimeno, se compromete a consultar con la propiedad, donde el principal accionista individual son las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil. Éstas, a cambio, bajo el impulso moderador del que seguirá siendo el hombre fuerte de los grandes almacenes, Florencio Lasaga, abandonan su idea de sustituir a Dimas Gimeno de inmediato en la Presidencia. A esto añadan que prosigue la salida escalonada de Juan Hermoso, el que fuera hombre fuerte de El Corte Inglés durante los últimos años del periodo Isidoro Álvarez. Hermoso, como adelantara Hispanidad, ya abandonó sus cargos ejecutivos, en noviembre abandonará el Patronato de la Fundación Ramón Areces (en la imagen), que controla el 37% del capital de El Corte Inglés, y en el Consejo de Administración puede permanecer hasta 2018, aunque muchos dudan que agote ese lapso. En la otra cara de la moneda, como ejecutivo emergente, aparece Óscar Fernández de Llano, el financiero discreto que no ha entrado en luchas de poder y que se ha convertido en pieza clave en la compañía. En resumen, se ha firmado una cuasi-paz. ¿Significa esto que haya pasado a mejor vida el intento de las hijas de Isidoro Álvarez para lograr un pacto entre los tres grandes accionistas? Es decir, entre ellas mismas, que en cuanto accionistas mayoritarias de IASA disponen de un 22,5% de los votos, más los García Miranda (7%), más los Areces (9,5%). Las hermanas Marta y Cristina, como ha contado Hispanidad, ofrecieron un pacto a los Areces, expulsados del Consejo de El Corte Inglés. De hecho, Carlota Areces fue defenestrada por oponerse al pacto con el emir de Qatar. Cosa extraña, porque el acuerdo con Qatar pesa como una losa sobre El Corte Inglés. En plata, que Carlota Areces hizo muy bien en oponerse. Pero aunque no se haya llegado a un acuerdo de propietarios para esta Junta, lo cierto es que las negociaciones proseguirán el lunes 29. Y ojo, sería espléndido que se alcanzara un pacto definitivo. Los propietarios deben mandar y a los ejecutivos hay que dejarles trabajar. Ni ejecutivos mandando ni propietarios entrometiéndose en la gestión diaria. ¿Y los resultados? Pues en la Junta se presentarán unos resultados que remontarán, sólo tímidamente, el vuelo. En la buena dirección, sí, pero muy alejados de cuando empezó la crisis. Y ojo, con tres asuntos pendientes de importancia crucial: deshacerse de negocios ruinosos, reducir deuda (ligado a lo primero) y que explosione de una vez la venta digital. Eulogio López [email protected]