• Considera que alguien malinterpretó interesadamente el testamento de Isidoro Álvarez.
  • El juzgado número 19 de lo civil ya ha admitido a trámite la demanda.
  • Y ojo, porque María Antonia Álvarez ya ha presentado otra demanda, paralela a la de su hermano César Álvarez…
  • Donde exige a Marta y Cristina Álvarez Guil otros 140 millones de euros.
  • Las hijas de Isidoro, Marta y Cristina, aseguran que no negociarán un pacto de accionistas con demandas sobre la mesa.
  • Aunque sí negociarán con los Areces, a fin de constituir un frente anti-Dimas.
  • Las hermanas Marta y Cristina Álvarez Guil aseguran  que no negociarán bajo presión.
  • Y mientras, el presidente, Dimas Gimeno continúa exigiendo cuáles son sus funciones.
El juzgado número 19 de lo Civil de Madrid ha admitido a trámite la demanda de María Antonia Álvarez, hermana de Isidoro Álvarez, donde exige cinco millones de euros que, según la hermana del anterior presidente, le correspondía del testamento de su hermano. En otras palabras, que le dieron cinco millones cuando le correspondían 10. Los demandados son las hijas de Isidoro, Marta y Cristina Álvarez Guil, así como el notario Juan Aznar y destacados directivos de El Corte Inglés: Carlos Martínez Echavarría, Hernández Gil y… el abogado Ramón Hermosilla. Nada menos. Y es que el notario y los albaceas, presentaron, en el último momento, una carta no hológrafa de Isidoro Álvarez, fechada un mes antes de su muerte, donde se reducía la cantidad de 10 a 5 millones de euros. Pero eso sólo puede admitirse, para modificar un testamento, si la carta fuera escrita por el propio testador. Además, la carta está fechada en agosto de 2014 e Isidoro muere el 14 de septiembre de ese mismo año. Y, en paralelo, César Álvarez, hermano de María Antonia e Isidoro, reclama a Marta y Cristina Álvarez Guil nada menos que 140 millones de euros por una posible merma de capital en inversiones Isidoro Álvarez SA. También contra las hijas de Isidoro. Demanda que iría acompañada de otra similar, aún no aceptada a trámite, de su hermana María Antonia. Total: 280 millones de euros. En estas circunstancias, Cristina y  Marta Álvarez Guil se niegan a aceptar la petición de Dimas Gimeno, que tras el nombramiento de dos consejeros delegados, Víctor del Pozo y Jesús Nuño de la Rosa, se ha quedado sin funciones ejecutivas pero quiere saber qué tipo de responsabilidades le corresponden: "No hay negociación bajo demandas". No obstante, las hermanas Álvarez Guil sí negociarán con la familia disidente, los Areces -a los que quieren ver de nuevo en el Consejo-, con el fin de constituir un frente anti-Dimas. ¿Lo mejor? Que firmaran un pacto de verdad todos los propietarios y que se marcharan los viejos ejecutivos para comenzar una nueva etapa. Por ahora, muy difícil. Eulogio López [email protected]