• Washington dijo que revisaría su apoyo a la coalición militar liderada por Arabia Saudita en Yemen tras una masacre perpetrada por los saudíes (sunitas) en un funeral en Saná.
  • Por su parte, los rebeldes hutíes de Yemen amenazaron a Estados Unidos con actuar de la "manera adecuada" si se producen nuevas "evoluciones".
En Yemen, hace poco más de un año comenzó una guerra civil entre los partidarios del presidente Abdo Rabu Mansur Hadi   -que cuenta con el apoyo de Arabia Saudí-   y el grupo rebelde chií de los hutíes, fieles al antiguo presidente del país más pobre del Golfo Pérsico, en el que ciudades enteras han sido demolidas. Es decir, que hay que tener en cuenta que tanto Arabia Saudí como el Estado Islámico están dominados por los musulmanes sunitas. Mientras que el grupo rebelde de los hutíes es chií, es decir, la otra facción del Islam. Aliados de Irán, los hutíes están siendo atacados por una coalición liderada por Arabia Saudí, a la que contribuye EEUU desde la primavera de 2015. Los hutíes parecen haber aumentado su beligerancia -con lanzamientos de misiles a territorio vecino en Arabia Saudí y a navíos militares- tras el ataque aéreo saudí a un funeral en la capital yemení, Saná, en el que fallecieron 140 personas. Tras esa masacre cruel en un funeral, EEUU dijo que revisaría su apoyo a la coalición militar liderada por Arabia Saudita en Yemen. Pero ahora Washington ha cambiado de opinión, pues ayer intervino oficialmente por primera vez en la guerra civil yemení destruyendo tres puestos de radar, en una zona controlada por los rebeldes hutíes, en respuesta a varios ataques lanzados contra uno de sus barcos destructores desde territorio hutí. Según informó el Pentágono, la respuesta del Ejército estadounidense tuvo lugar tras un segundo ataque fallido lanzado desde territorio hutí contra el barco destructor estadounidense USS Manson, que se encuentra en el Mar Rojo. En ninguno de los dos ataques contra el barco estadounidense se registraron daños personales ni materiales, publican agencias. Por su parte, los rebeldes hutíes de Yemen amenazaron a Estados Unidos con actuar de la "manera adecuada" si se producen nuevas "evoluciones", en referencia al reciente bombardeo de tres de sus radares en respuesta al lanzamiento de misiles contra un destructor norteamericano. "El ataque estadounidense directo contra territorio yemení no es aceptable y se actuará de manera adecuada ante nuevas evoluciones", dijo el portavoz del Ejército leal a los rebeldes, el coronel Sharf Loqman. Andrés Velázquez [email protected]