• México lo entrega medio de un fuerte dispositivo de seguridad y la corte de Nueva York le lee la cartilla.
  • Tiene abiertos seis procesos en juzgados americanos por diferentes cargos: desde tráfico de drogas y delincuencia organizada hasta homicidio y lavado de dinero.
  • Inicia su calvario judicial pero se enfrenta, básicamente, a un pena de cadena perpetua.
El Gobierno mexicano ha entregado este jueves a las autoridades de Estados Unidos al líder del cártel de Sinaloa, Joaquín "el Chapo" Guzmán, ha informado la Secretaría de Relaciones Exteriores, informan agencias. Este viernes, el capo mexicano del narcotráfico se presentará ante una corte de Nueva York, para la lectura de cargos en la corte federal de Brooklyn, publica Reuters. La extradición del que fuese enemigo público número uno para EEUU tras la muerte de Osama Bin Laden se ha producido el último día de la gestión del presidente estadounidense Barack Obama (quien este viernes entrega el poder a Donald Trump). En medio de un fuerte dispositivo de seguridad "El Chapo" Guzmán, de 59 años, ha subido en un avión en el aeropuerto de Ciudad Juárez para ser trasladado a Nueva York. El Chapo, detenido en enero de 2016, ha escapado de dos cárceles de máxima seguridad mexicanas, en 2001 y 2015. Y esta es la cuestión: las prisas de México a  Estados Unidos, en extraditar a quien no parece capaz de mantener a sus delincuentes en la cárcel y a sus ciudadanos seguros. No, Guzmán debió ser juzgado y encarcelado, hasta fin de condena, en México. En la última ocasión se fugó a través de un túnel que comunicaba el exterior con su celda del penal del Altiplano, en el central Estado de México, a la que regresó en enero pasado hasta que en mayo fue trasladado a una prisión de Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos. Las autoridades estadounidenses han agradecido al Gobierno de México la extradición del líder del cártel de Sinaloa, Joaquín el "Chapo" Guzmán, quien se enfrentará a cargos criminales relacionados con su actividad al frente del cartel de Sinaloa. El capo, de 59 años, es considerado uno de los mayores narcotraficantes de la historia y es el enemigo público número uno de Chicago por la cantidad de cocaína, heroína y metanfetaminas que introdujo a esa ciudad estadounidense. El jefe del cártel de Sinaloa enfrentará cargos que van desde tráfico de drogas y delincuencia organizada hasta homicidio y lavado de dinero en Chicago, Nueva York, San Diego, Miami, Nuevo Hampshire y El Paso. Por todo ello, podría enfrentarse a una pena de cadena perpetua, según El Mundo. Andrés Velázquez [email protected]