• Y cuidado con el gas: la subida del 5% de la bombona de butano es insuficiente para cubrir el alza del previo de las materias primas.
  • Para lograrlo, el incremento debería ser superior al 10%.
  • Conclusión: el gas camina hacia un déficit de tarifa que la CNMC cifra en 450 millones a finales de año.
El año 2017 arranca con subidas de la tarifa de la luz y del gas. Unos incrementos que afectan, sobre todo, a los hogares españoles y que se producen a pesar de la congelación de la parte regulada del recibo, anunciada por el Ministerio de Energía, en diciembre. De esta manera, por ejemplo, la tarifa eléctrica ha comenzado el mes de enero como terminó diciembre, esto es, con una tendencia claramente alcista. Tanto es así, que de mantenerse, los hogares que tengan contratada la tarifa PVPC (Precio Voluntario al Pequeño Consumidor) -antigua Tarifa de Último Recurso (TUR-), tendrá que pagar un 32% más respecto al mes de enero de 2016, según cálculos de la OCU. Algo similar ocurre con el gas. La bombona de butano más utilizada en los hogares españoles costará 12,89 euros a partir del martes 17, esto es, un 5% más que hasta ahora, según consta en la resolución publicada este lunes en el BOE por el Ministerio que lidera Álvaro Nadal (en la imagen). Es la tercera revisión bimestral al alza, de tal manera que el precio de la bombona se ha encarecido un 14,4% desde el pasado mes de julio, cuando costaba 11,25 euros. Ahora bien, en contra de lo que se podría pensar, esta evolución no va a impedir que el déficit de tarifa del gas crezca. Según Europa Press, que cita fuentes del sector, el precio de la bombona debería situarse en 13,57 euros (un 10,5% más) para cubrir los costes reconocidos del sector. Concretamente, si se mantiene este desajuste, 2017 terminará con un déficit de 50 millones de euros, ya que las ventas anuales rondan los 70 millones de bombonas. Pero cuidado, porque las previsiones anuncian que el desajuste no sólo no se mantendrá sino que irá en aumento. Como ven, el sector del gas comienza a replicar lo sucedido durante años con el recibo de la luz. Evidentemente, las cifras no tienen nada que ver, por el momento, pero el contexto actual y futuro no auguran nada bueno, sobre todo porque las previsiones apuntan a que las materias primas -principales causantes del alza de los precios- seguirán subiendo durante el año. La CNMC ya lo advirtió en diciembre y cifró el déficit de tarifa del gas en 189 millones de euros en 2016, y en 262 millones en 2017. En total, 450 millones que podrían ser más. Pablo Ferrer [email protected]