• Y el Gobierno en funciones sigue cruzado de brazos: en lugar de entrar en el capital de este sector estratégico, lo deja caer.
  • A pesar de que Deoleo es arquetipo de la 'marca España' y sólo vale en bolsa 202 millones.
  • Por tanto, adquirir una participación de entre el 11% y el 5% sólo le costaría entre 22,8 millones y 10,1 millones.
  • También está en juego el prestigio de sus marcas comerciales, entre las que destacan: Carbonell, Hojiblanca y Koipe.
  • Mientras, los italianos, felices de que su gran competidor mundial entre en barrena.
Parece que el aceite español está a un paso del precipicio, pues Deoleo ha anunciado a la CNMV que no pagará a sus preferentistas este año. Un impago que puede suponer el inicio de la caída. La aceitera ha explicado que no les pagará la retribución de 2015, que iba a realizar en tres fechas (el 20 de septiembre y 20 de diciembre de este año y 20 de marzo de 2017), al no haber obtenido "beneficio distribuible suficiente". Recuerden que el año pasado presentó unas pérdidas de 61,3 millones de euros. Pero la cosa va a más. Deoleo ha señalado en el hecho relevante que "no efectuará pago alguno" en tanto que no se aprueben por la Junta de accionistas las cuentas de Deoleo y en ese caso, si se cumplen las condiciones necesarias. En definitiva, los preferentistas tendrán que esperar al menos un año para poder cobrar, ya que hace un par de días se celebró la Junta del ejercicio 2015, y esperar que la compañía vaya mejor para que se den las condiciones. Y ante este delicado panorama en el aceite español, el Gobierno en funciones sigue cruzado de brazos. En lugar de entrar en el capital de este sector estratégico, en el que según los analistas del Banco Sabadell lo peor ya ha pasado, lo deja caer. Como saben, el Gobierno Rajoy no cumplió su promesa de entrar en el capital para proteger la españolidad de la aceitera. En enero de 2015, fuentes de Agricultura señalaron a Hispanidad que iba a tomar una participación y entrar en el consejo de Deoleo y dos meses después lo confirmó la ministra del ramo, Isabel García Tejerina. Una entrada que se habría movido entre adquirir algo más del 11% que tiene Unicaja (11,3%) o en torno al 5%, similar a la de Caixabank (5,3%) o la de Kutxabank (4,8%). Recuerden que estas tres entidades controlan el 21,47% de la aceitera y se han visto presionadas por el Gobierno para permanecer e intentar mantener la españolidad en la compañía, cuyo 50% es controlado por CVC. Pero el Gobierno, en funciones desde hace más de seis meses, continúa sin hacer nada a pesar de que Deoleo es 'marca España' y sólo vale en bolsa 202 millones de euros, pues la acción se ha depreciado un 23,9% el último año, hasta los 0,17 euros. Por tanto, adquirir una participación de entre el 11,3% y el 5% sólo le costaría entre 22,8 millones y 10,1 millones. Y eso que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo en su momento que él no iba a dejar caer el aceite español porque es de Jaén y desayuna todos los días pan con aceite..., como saben la SEPI está adscrita a su Departamento. También está en juego el prestigio de sus marcas comerciales, entre las que destacan: Carbonell, Hojiblanca y Koipe. Muy conocidas y apreciadas por los consumidores españoles. Mientras, los italianos están felices de que su gran competidor mundial entre en barrena. Cristina Martín [email protected]